22 de mayo de 2013 / 05:01 p.m.

Sídney • Los procesos geológicos ocurridos durante millones de años determinaron gradualmente la biodiversidad de los arrecifes marinos, según un estudio divulgado hoy en Australia en el que se alerta de las dificultades de recuperar los corales amenazados por el cambio climático.

La investigación del Centro de Excelencia para los Estudios de los Arrecifes de Coral reveló que los movimientos de la corteza terrestre ocurridos durante millones de años crearon los patrones de biodiversidad de los arrecifes actuales.

Según el estudio, este proceso también explica por qué algunas especies de coral se han diseminado más que otras en el planeta, según un comunicado de prensa de la Universidad James Cook de Australia.

La jefe de la investigación, Sally Keith, explicó que su equipo descubrió que las especies de coral no son afectadas únicamente por los cambios en el medio ambiente sino por "grandes eventos geológicos como el choque de dos placas tectónicas gigantes".

Keith puso como ejemplo el caso de la cadena de islas volcánicas de Hawai, formadas por el movimiento de las capas tectónicas sobre una columna de magma ascendente o "punto caliente" que al golpear la corteza terrestre creó eventualmente la cadena de islas volcánicas.

"Con el tiempo, los corales se diseminaron a lo largo de la cadena de islas a manera de 'camino de piedras' y, al mismo tiempo, se mantuvieron aislados del resto del Pacífico", explicó Keith.

"Como resultado se creó un conjunto de arrecifes coralinos hawaianos", precisó la investigadora del centro de estudios y de la Universidad James Cook.

El equipo científico también descubrió que ciertas características de las especies de corales, como la edad o la habilidad de tolerar aguas más profundas han ayudado a que estas especies, la mayoría de ellos animales que viven en colonias, puedan desplazarse hacia otras regiones.

Así, los investigadores creen que las especies más antiguas y más versátiles tienen mayores posibilidades de sobrevivir ante los cambios del ambiente, como puede ser un cambio climático.

El investigador de la Universidad James Cook Sean Conolly, coautor de este estudio, dijo que la recuperación de la biodiversidad de los arrecifes puede tomar un largo tiempo ya que éstos son producto de un milenario proceso geológico.

Esta investigación subraya "lo fundamental que es conservar los arrecifes de coral que existen hoy en día", enfatizó Conolly.

El aumento de las temperaturas provocado por los cambios climáticos llevan a la decoloración del coral, que les hace más débiles y frágiles frente a las enfermedades, lo que ha provocado, junto a la contaminación, que muchas especies estén en peligro de extinción.

EFE