6 de diciembre de 2014 / 11:29 p.m.

Al Stoke City le bastó jugar a su máxima potencia durante el primer tiempo para doblegar 3-2 en casa al Arsenal, que despertó en el complemento, pero una expulsión mermó su intención de remontada.

En duelo correspondiente a la jornada 15 de la Liga Premier de Inglaterra, el Britannia Stadium explotó desde los 19 segundos, cuando el espigado Peter Crouch abrió el marcador tras una serie de trompicones en el área chica, el gol más tempranero concedido en la historia del equipo londinense.

Al minuto 35, una descolgada por la izquierda del irlandés Jonathan Walters culminó en un centro franco que el español Bojan Krkic firmó sin problemas para festejar el segundo.

Antes del descanso, el propio Walters consiguió el tercero de los locales en jugada de tiro de esquina, gracias a las facilidades otorgadas por la zaga rival.

En el 65 se hizo presente la polémica con un gol mal anulado a Bojan, por un apretado fuera de juego, y del hipotético 4-0, el juego cambió de dueño con la efímera reacción de los pupilos del francés Arsene Wenger.

Tres minutos después, el español Santi Cazorla convirtió sin problemas una pena máxima para animar a los suyos y para el 70, en un córner cobrado por el chileno Alexis Sánchez, el galés Aaron Ramsey se lució con una volea para recortar la distancia 3-2.

Sin embargo para el 78, el defensa visitante Calum Chambers se encargó de sepultar la ilusión que despuntaba en la escuadra “gunner” al recibir su segunda tarjeta amarilla, luego de un forcejeo con Bojan.

De este modo, Arsenal obtuvo su tercer descalabro en patio ajeno y permaneció con 23 unidades, que lo sitúan fuera de los puestos que reparten boletos a competencias europeas, en tanto que los “potters” escalaron al doceavo sitio general con 18 puntos.

También en cotejo de esta fecha, Liverpool apenas pudo empatar en Anfield sin anotaciones ante el modesto Sunderland, conjunto que ligó cinco compromisos sin conocer la victoria.

NOTIMEX