1 de agosto de 2013 / 09:42 p.m.

México • Un paisaje sonoro que emula el hojeado de un libro ofrece la instalación "Tornado de vórtices múltiples", del artista mexicano Iván Abreu, que se exhibe en la galería Greusslich Contemporary, en Berlín, Alemania.

La instalación se integra por un atril de músico diseñado para percibir las variaciones del aire que se producen al hojear un libro, efecto que es posible gracias a un sensor conectado a un software desarrollado por el artista, informó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conauculta).

El artista explicó que el sonido llega al espectador por un sistema de bocinas que es activado por el aire que se produce por el libro.

"Se convierte en una cuestión desproporcionada, como si estuvieras produciendo un tornado sonoro, donde hay caídas y empiezas a imaginar que hay cosas que van cayendo a distancias mucho más grandes que el espacio de la arquitectura", detalló.

El también becario del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), apuntó que este proyecto fue vinculado con el peso de los libros, por lo que incluyó un obra encuaderna con hojas de 46 gramos, en papel bíblico, y otra con papel de más de noventa gramos.

Respecto al surgimiento de su propuesta artística, dijo, que hace año y medio y gracias al apoyo de Cintas Foundation Award in Visual Arts, de Nueva York, Estado Unidos, inició una investigación sobre otros usos del libro relacionados con su valor escultórico y sonoro.

"Me interesa observar los objetos desde otro lugar, pensarlos para lo que no fueron pensados, una manera de darle una vuelta al espacio, a la arquitectura, a los objetos, a las cosas tal cual como las usamos para producir alguna consecuencia poética y darles otro uso", abundó.

El artista mexicano dijo que decidió usar aire, pues este elemento se relaciona con producir situaciones estéticas que no están tan vinculadas a las representaciones ni a la ficción, sino que son hechos que pueden agradar al espectador o no.

"Tengo proyectos donde puedes escuchar con vinilos el hielo hasta que se derrite; son propuestas que retan situaciones físicas que los llevan al límite (?) y ese tipo de búsquedas se hacen posible cuando tienes cierto conocimiento sobre las posibilidades de la tecnología", describió.

Como artista, Abreu se interesa por el valor de los proyectos y la capacidad de producir presente; "en ´Tornado de vórtices múltiples´ el aire del libro es real, estás produciendo una pequeña brisa con el libro y una situación que es una pieza concreta en términos sonoros".

Para el artista que su obra se apreciada por los espectadores alemanes le brinda la oportunidad de mover a más públicos: "Es darle una plataforma más global a tu trabajo, tener la capacidad de contactar con públicos de todo el mundo, y luego refuerzan creencias que ya están dadas sobre la madurez de la escena de arte en México", concluyó.

— NOTIMEX