12 de febrero de 2013 / 10:12 p.m.

Víctor Sánchez Espinoza se reunió con Benedicto XVI y lo vio "enfermito" por lo que, consideró, el motivo de su renuncia es su estado físico.

México • Víctor Sánchez Espinoza, arzobispo de Puebla, afirmó que hace dos semanas se reunió con el Papa Benedicto XVI y lo vio "enfermito" y cansado por lo que, afirmó, el motivo de su renuncia es su estado físico. Y descartó que sea por otras situaciones como "intrigas" internas del Vaticano.

Después de presidir la peregrinación anual de su Arquidiócesis en la Basílica de Guadalupe, consideró que el nuevo Papa tendrá que tener un “gran vigor para enfrentar los problemas de la iglesia”.

Entonces se le cuestionó si tendría que ser un ¿Papa joven?— "No necesariamente con gran vigor y en eso puede tener su carisma".

Entre las tareas del nuevo Pontífice está el continuar con las actividades impulsadas por Benedicto XVI; como son de la nueva evangelización para América Latina y corregir los problemas que enfrentaban con la pederastia.

También mencionó que con tres cardenales mexicanos que pueden votar en el próximo Cónclave, México está bien representando y no tienen desventaja.

Eugenia Jiménez