27 de noviembre de 2014 / 05:13 a.m.

Atlético Nacional de Colombia se impuso el miércoles en penales a Sao Paulo para avanzar a la final de la Copa Sudamericana, donde enfrentará al ganador de la otra semifinal, entre River Plate y Boca Juniors.

En el tiempo regular, Sao Paulo se impuso por 1-0, el mismo marcador con que el conjunto colombiano había triunfado durante la ida en Medellín, para hacer necesaria la serie desde los 11 pasos, donde destacó la figura del arquero argentino Franco Armani.

Alan Kardec, quien ingresó por Kaká en la segunda parte, resbaló al realizar el primer cobro de Sao Paulo en la tanda, con lo que envió el esférico muy por encima de la portería defendida por Armani, quien luego dejó la serie casi definida al atajar el tiro de Rafael Toloi, tercero del Sao Paulo, que se coronó en este certamen en 2012.

Luis Carlos Ruiz convirtió el penal que aseguró el triunfo sorpresivo del conjunto de Medellín, que se impuso 4-1 en la tanda.

"La clasificación de Nacional es muy merecida por lo hecho a lo largo de toda la campaña... Estamos listos para enfrentar a River o a Boca y yo feliz de ver cumplido el sueño de jugar en mi país una final", manifestó Armani.

Empatados sin goles, los dos acérrimos rivales argentinos se miden este jueves en el Monumental.

Nacional, campeón de la Copa Libertadores de 1989, será local en la ida de la final, el 3 de diciembre, y terminará en Buenos Aires el 10.

En el tiempo regular, el tanto del favorito Sao Paulo llegó mediante un tiro libre cobrado por Paulo Henrique Ganso. El balón fue al corazón del área y se anidó en el arco sin que ningún jugador alcanzara a tocarlo, a los 53 minutos, con lo que el global se empató 1-1.

El arquero Rogerio Ceni, la estrella del Sao Paulo, convirtió su penal, venciendo a Armani, pero no logró interceptar las ejecuciones de Daniel Bocanegra, Juan David Valencia, Edwin Cardona y Ruiz.

La acción de Ruiz enmudeció a los 50.000 hinchas que colmaron las tribunas del estadio Morumbi. Comenzó entonces la celebración de los hombres de Nacional.

"Doblegamos a un gran rival y sorteamos la inmensa presión de los hinchas", indicó el capitán de Nacional Alexander Mejía. "Prefiero a River en la final, Boca es más complicado en su estadio".

Sao Paulo controló las acciones, especialmente en la segunda parte, creó varias situaciones de enorme riesgo pero su superioridad se tradujo en una sola diana.

Nacional procuró neutralizar la ofensiva de los locales en los primeros minutos y lo consiguió. El conjunto de Muricy Ramalho penetró la zaga verde y Luis Fabiano tuvo una excelente oportunidad a los 16 pero Armani se estiró y con la mano derecha interceptó la pelota.

Nacional reaccionó pronto y con un par de tiros libres de Cardona buscó el gol pero ambos salieron desviados.

Kaká y Luis Fabiano fueron una permanente amenaza y los defensores de Nacional se vieron en aprietos para neutralizarlos. Souza y Ganso fueron sus socios.

Sao Paulo por momentos dominó a su antojo con juego rápido y preciso, y Orlando Berrio salvó una acción peligrosa frente al arco de Nacional a los 32 minutos.

Cardona, el hombre más incisivo de Nacional quedó mano a mano con Ceni pero este con calma interceptó el balón primero con las piernas y luego con las manos a los 43 minutos.

Sao Paulo atacó masivamente al comienzo de la segunda parte. Bastos y Luis Fabiano llegaron al área de Nacional pero no pudieron convertir.

Armani, con el pie izquierdo, rechazó el disparo de Bastos pero no logró interceptar el tiro libre de Ganso desde el costado derecho. La pelota picó y terminó en el fondo del arco colombiano.

Toloi fue clave en la defensa de Sao Paulo y desarmó sin mayor problema a los atacantes en las acciones de contragolpe, el principal recurso de Nacional.

Kaká y Bastos estrellaron el balón contra los palos a los 69 y 70 minutos.

AP