AGENCIAS

14 de marzo de 2015 / 01:57 p.m.

El Atlético vio prácticamente finiquitadas sus opciones de revalidar el título, además de sufrir también el acoso del quinto clasificado Sevilla con 49 unidades y un partido pendiente contra el Elche.

El equipo dirigido por el argentino Diego Simeone, que jugó toda la segunda mitad con un hombre menos por la expulsión del central Miranda a los 45 minutos, también recibe el martes al Bayer Leverkusen en la Champions y tendrá la difícil misión de revertir la derrota por 1-0 en feudo alemán. "No ganamos porque su portero hizo un partidazo. No hemos perdido el tercer puesto porque la liga no ha terminado", recordó Simeone.

El Espanyol marcha octavo en el torneo doméstico con 33 puntos.

En una primera parte poco accidentada hasta la expulsión de Miranda, el Atlético contó las mejores ocasiones ante el Espanyol, casi siempre a balón parado. Solo Antoine Griezmann se acercó en un contragolpe, pero cruzó en exceso.

Sin embargo, el cuadro local alcanzó el descanso en ventaja numérica gracias a la desmedida entrada de Miranda sobre Abraham González, que le valió la tarjeta roja directa y complicó el partido a los rojiblancos.

Obligado a relevar a Fernando Torres por el uruguayo José Giménez para reforzar la defensa y sin el goleador Mario Mandzukic por sanción, Simeone vio cómo su equipo siguió compitiendo por el control de la pelota y, ante la inoperancia ofensiva del Espanyol, aún gozó de una gran oportunidad para ganar, cuando Raúl García se plantó ante Casilla y obligó al arquero a una gran intervención.

La falta de gol condenó al Atlético, que solo suma un tanto en sus últimos cuatro cotejos y ve alejarse la liga cuando se regresa la Champions.