AP
1 de marzo de 2014 / 12:48 a.m.

El delantero del Athletic de Bilbao, Aritz Aduriz logro un triplete lo cual significo la 15ta victoria en la liga española para el equipo.

 

Aritz Aduriz marcó un triplete el viernes y lideró la 15ta victoria en la liga española del Athletic de Bilbao, que superó 4-0 al visitante Granada para reafirmar la candidatura del equipo rojiblanco a jugar la próxima Liga de Campeones.

Aduriz marcó a los seis, 18 y 74 minutos para sumar nueve dianas en el campeonato, y Carlos Gurpegi (80) certificó la goleada que dejó al Athletic con 50 puntos, buenos para el cuarto lugar en la tabla de posiciones con siete unidades de ventaja sobre el Villarreal, que juega el domingo contra el Betis, así como la Real Sociedad, próximo rival del Sevilla.

El conjunto bilbaíno se agarró al último boleto de Champions al tiempo que volvió a ganar en su estadio, donde venía de cosechar un empate y su primer revés en calidad de local.

El Granada encajó su quinta derrota en los seis últimos cotejos y marcha provisionalmente 13ro con 27 puntos, a solo cinco de la zona del descenso.

El Real Madrid lidera la clasificación con 63 puntos por la 26ta fecha y visita el domingo al Atlético de Madrid, escolta con tres unidades menos junto al Barcelona, que a su vez recibe al Almería.

El Athletic abrió el marcador con un gol acorde a su propuesta futbolística histórica: diagonal para la subida del lateral Andoni Iraola y control y centro llovido para la privilegiada cabeza de Aduriz, quien marcó los gestos y picó, colocado, junto al poste izquierdo de Roberto Fernández.

El segundo tanto fue menos ortodoxo pero con la misma firma, al soltar un zapatazo Aduriz desde fuera del área, con efecto ascendente al rincón derecho del arquero, mero espectador del golpeo del balón en la cruceta previo a caer en la red.

Con viento a favor y control continuo del juego, el Athletic rondó el tercero frente a un Granada del todo inoperante, sobrepasado en defensa, falto de ideas en el mediocampo y escaso de recursos arriba.

El descanso sentó algo mejor a los visitantes, que pisaron con mayor frecuencia el área de Gorka Iraizoz pero no corrigieron errores atrás, permitiendo que Aduriz provocara un torpe penal de Diego Mainz que acarreó la expulsión del zaguero y el tercero del delantero, frío conversor desde los 11 metros.

El cierre de fiesta rojiblanca correspondió a Gurpegi, hábil en el empalme de un mal rechace de Fernández, quien bastante hizo con evitar el quinto.

"La victoria es lo que queríamos. Queda mucho para la Champions. Será difícil pero pelearemos la cuarta plaza a muerte", declaró un feliz Aduriz.