3 de febrero de 2014 / 05:34 a.m.

Los jugadores de Halcones Marinos de Seattle atribuyeron su arrollador triunfo en el Súper Tazón XLVIII a la confianza que tuvieron en ellos mismos, pese a ser un equipo más joven y con menos individualidades que su rival, Broncos de Denver.

"Creímos en nuestro talento", dijo el pasador "emplumado", Russell Wilson, en conferencia de prensa al término del encuentro. Sobre su propio desempeño, aseveró: "creí en mí mismo y me tuve confianza".

Relató que cuando era un jugador colegial, su padre le dijo: "¿por qué tú no puedes? ¿por qué no puedes ser un campeón mundial o lo que quieras ser?". Añadió que en una reunión, a principios de la temporada con sus compañeros jugadores, él les comentó algo similar.

"¿Por qué no nosotros? Es sólo mi segundo año, pero creo en el equipo que tenemos. Creo en los entrenadores y, Dios, ganar se siente tan bien. Es increíble. Es casi irreal, para ser honesto", declaró Wilson.

Halcones Marinos de Seattle derrotó hoy en el Estadio de Gigantes, ubicado en East Rutherford, Nueva Jersey, a Broncos de Denver, por un marcador de 43-8.

Por su parte, el entrenador en jefe de Seattle, Pete Carroll, explicó que el equipo hizo exactamente lo que siempre ha hecho, y lo que han entrenado para ejecutar.

Asimismo, afirmó que mucha gente le dijo antes que el equipo era demasiado joven para ganar, una crítica que él nunca tomó en serio.

"Simplemente fue la manera en que jugamos. Fue un verdadero buen juego para todos los jugadores, no sólo defensivamente. Estoy orgulloso del equipo entero por todo lo que hicimos durante la temporada y en especial por la actuación de hoy", aseguró Carroll.

Mientras tanto, en un tono compungido, el pasador de Broncos, Peyton Manning, quien rompió hoy el récord de más pases completos en un Súper Tazón, destacó que "resultó muy decepcionante el resultado".

"Esto no fue una buiena manera de terminar con la temporada. Esta derrota será una pastilla muy difícil de tragar, pero lo vamos a tener que hacer eventualmente", admitió.

Manning pareció molesto cuando alguien mencionó que si el juego había resultado "vergonzoso" para el equipo, y dijo que el término era insultante para un escuadra con una temporada tan exitosa como Broncos.

Finalmente, el entrenador de Denver, John Fox, asentó que la gran diferencia de puntos en el resultado final no era importante y lamentó, en cambio, haber echado por tierra las expectativas de sus seguidores.

"Me siento realmente mal por nuestros seguidores, por el dueño del equipo y con todos los que han apoyado a Broncos, por todos aquellos fans que hicieron el viaje hasta acá. Estoy también decepcionado por ellos", enfatizó Fox.

NOTIMEX