21 de abril de 2013 / 02:30 p.m.

Guadalajara • Ronchas rojas, por lo general en áreas donde hay pliegues como cuello, axilas, parte interna del codo e ingles, constituyen la principal característica del sarpullido, afección cutánea cuya frecuencia se incrementa durante la temporada de calor.

La dermatóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Norma Rodríguez Martínez, señaló que esta afección es especialmente frecuente en niños, pero en general, las personas con obstrucción de glándulas sudoríparas son altamente proclives a desarrollarla.

Explicó que el salpullido, caracterizado además por prurito o comezón excesiva, por lo general ocurre por tener la temperatura corporal alta, usar demasiada ropa o estar en un ambiente muy caluroso.

Pequeños excesivamente abrigados y personas que no están habituadas a un clima caluroso, son con mucho, quienes suelen desarrollar este tipo de lesiones con más frecuencia", refirió la experta, en un comunicado.

Detalló que en la mayoría de los casos el salpullido por calor desaparece por sí solo, pero si esto no ocurre en un lapso de tres a cuatro días o si empeora, es aconsejable acudir al médico, ya que este comportamiento de la enfermedad puede ser indicativo de un proceso infeccioso.

Destacó que en casos no complicados, que afortunadamente son la mayoría, lo aconsejable es evitar lugares calurosos y húmedos y procurar mantener el área afectada, perfectamente seca. También es importante reducir la fricción, esto es el roce en la zona de las ronchas, y esto se logra usando ropa holgada y fresca.

La experta indicó que el salpullido el fácilmente prevenible y una buena forma de lograrlo es utilizando ropa ligera, preferentemente de algodón, así como mantener la piel seca, para lo cual el uso de ventiladores es muy útil.

Enfatizó que si bien, el calor y la sudoración pueden acrecentar la posibilidad a desarrollar salpullido, es importante señalar que la irritación cutánea puede ser síntoma de enfermedades alérgicas, o bien, una reacción por contacto con sustancias irritantes, e incluso la propia genética del individuo.

Igualmente resaltó la importancia de evitar en la medida de lo posible, rascar la zona afectada porque esto puede retardar la curación; por lo general el salpullido responde a tratamientos sencillos como el uso de lociones humectantes, aunque esto puede variar dependiendo del origen de la irritación.

NOTIMEX