4 de mayo de 2013 / 05:04 p.m.

Washington • Los ataques y crímenes cibernéticos aumentaron 40 por ciento en México durante 2012, y también incrementaron en Latinoamérica ante la falta de estrategias gubernamentales sólidas para hacer frente a esos desafíos, que van desde el pirateo por motivos políticos hasta el uso de foros para el lavado de dinero, alertó ayer la Organización de Estados Americanos (OEA).

El aumento de los delitos cibernéticos osciló entre 8 y 40 por ciento en la mayoría de los 20 países latinoamericanos y caribeños que proporcionaron información para la elaboración del estudio, que fue realizado especialmente para la OEA por la empresa Trend Micro.

El estudio destaca que México registró un aumento de 40% en sus ataques cibernéticos en 2012 en cambio, Colombia y Chile informaron de un descenso en el número de incidentes registrados con respecto a 2012, de acuerdo con el informe, que solo ofrece cifras específicas de seis países.

Solo dos naciones de la región, Colombia y Panamá, cuentan con una estrategia nacional de combate contra el cibercrimen, de acuerdo con el informe, que señala que Chile, Uruguay, México y Perú están "trabajando para hacer lo mismo" y otros, como Argentina, cuentan con equipos especializados para responder a los ciberataques.

En general, el informe concluye que sigue sin haber datos fiables que permitan tener una panorámica completa de la región debido a dos factores que "bloquean comúnmente los esfuerzos” de los gobiernos para hacer frente a los nuevos retos en la red.

Se trata de "la falta de recursos dedicados al fortalecimiento de la capacidad en seguridad cibernética y la escasez de conocimientos especializados y experiencia práctica para la implementación de políticas o capacidad técnicas", indica.

Entre los principales desafíos, destaca el aumento del hacktivismo o ataques piratas políticamente motivados, cuyo impacto económico es "muy probablemente superior a las pérdidas provocadas por cualquier otra forma de delincuencia, incluido el narcotráfico".

Además, señala que los servidores, los foros de piratas y otros canales se usan como "bazares clandestinos para el intercambio de dinero y bienes y servicios ilícitos".

EFE