21 de septiembre de 2013 / 06:44 p.m.

Entre los casos que más estremeció a la ciudadanía es el de un menor de 9 años abusado por sus vecinos de 15 y 17.

Madrid • Las agresiones sexuales entre menores de edad se han incrementado en los últimos meses en España, aunque la policía reconoce que la mayoría no se denuncian "por miedo". Uno de los casos que causó indignación fue el de Badajoz, donde dos adolescentes violaron a un niño de 9 años. Se trata de unos de los sucesos más mediáticos ocurridos en los últimos meses en el país, donde cada vez empieza a ser más habitual que agresiones como ésta sean grabadas con un celular.

Los hechos ocurrieron en el barrio obrero Los Colorines. De acuerdo a la madre de la víctima, su hijo desapareció la tarde del viernes y no volvieron a verlo hasta que se presentó en casa "muy nervioso" ya muy entrada la noche.

"Sobre las 10 y media de la noche apareció el niño, muy nervioso, con los labios morados", contó Yolanda Rodríguez, y destacó que su hijo no quería contar nada de lo que le había sucedido "porque lo tenían amenazado".

Hasta aquel barrio llegó la policía acompañada de familiares del niño agredido mientras miembros de los cuerpos de seguridad trabajaban en el departamento donde supuestamente estuvo retenido el niño para recabar pruebas e investigar los hechos.

Sobre los agresores, la madre de la víctima aseguró que ya están detenidos, y que los conoce "de toda la vida", porque son vecinos del mismo barrio, que se caracteriza por violento y conflictivo. De acuerdo con Rodríguez, los agresores podrían tener 17 años y 15 años, respectivamente.

Yolanda insistió que a su hijo “le daba miedo” contar lo que le había ocurrido. "Cuando le pregunté al niño se echó a llorar, que le daba miedo contarme, que tenía miedo, que lo iban a matar, decía", relató.

El menor de 9 años dijo a su madre que "lo habían tenido retenido en un piso (departamento), que estuvieron abusando de él”" y que los agresores lo soltaron porque, al parecer, un vecino gritó cerca de donde estaban, se asustaron de que los pudieran encontrar y pudo escapar.

Tras el relato de su hijo, Yolanda Rodríguez llevó al niño al médico, quien "confirmó que el niño había sido violado dos veces" y después fue a la comisaría de la Policía Nacional a denunciar lo ocurrido.

“"El médico me confirmó que el niño había sido violado en dos ocasiones; tiene marcas por todos lados en el cuerpo; en las muñecas al haberlo forzado, tiene cortes de haberle tapado la boca", narró Yolanda entre lágrimas y añadió que incluso el doctor le dijo que al menor “me lo habían podido matar porque en un momento de haberle tapado la boca me lo han podido asfixiar".

"Ahora mismo, mi hijo está mal. No quiere ir a la escuela, no quiere salir a la calle, no quiere salir de casa, está llorando a cada momento, se despierta de noche", expresó.

Impotente y llena de rabia, la madre fue a buscar a los agresores, quiso enfrentarlos, pero en su lugar salieron los familiares de éstos y la recibieron con un cuchillo. "Se abalanzaron sobre nosotras, pero logramos escapar", declaró Yolanda, quien había sido acompaña por su madre.

Precisamente la abuela de la víctima mencionó que el niño "está muy deprimido" y que "lo mismo que le pasó" a su nieto "le podía haber tocado a cualquier otro". "Tendrían que haberlos echado de aquí desde hace tiempo", dijo respecto a los agresores.

"Lo que quiero es justicia y si no, la vamos a tomar nosotros (...) mi niño está muy mal, lo tienen que mudar de este colegio y de la casa (...), al niño lo han violado dos veces", lamentó la abuela.

El pasado abril, dos menores fueron detenidos en Menorca (Islas Baleares) por grabar y distribuir un video pornográfico en el que participan niños de entre 12 y 15 años, y por la agresión sexual a una menor en una segunda cinta que también fue difundida.

Ambas detenciones se realizaron después de que la madre de un menor denunciara en la comisaría de Mahón que había recibido, a través de una aplicación de mensajería instantánea, un video de carácter sexual en el que aparecían varios niños, entre ellos su hijo. Los detenidos tienen 15 y 16 años.

Explotación en la red

Niños de hasta ocho años han sido chantajeados para realizar actos sexuales en vivo en internet, llevándolos incluso al suicidio por la angustia, informó una agencia gubernamental británica.

El Centro de Protección de la Explotación Infantil en internet (CEOP por sus siglas en inglés) dijo haber llevado a cabo 12 investigaciones en los últimos dos años que constataron esta peligrosa tendencia y también que los niños británicos son particularmente vulnerables por el idioma.

Pederastas que se hacen pasar por niños seleccionan a sus víctimas en foros abiertos, antes de moverse hacia áreas de comunicación privadas donde convencen a los niños de que les envíen imágenes comprometedoras.

"Una vez el niño ha enviado las imágenes, empiezan a chantajearlos pidiéndoles más imágenes y, en algunos casos, dinero", se explicó.

Se han dado casos en que los niños eran forzados a actos degradantes ante una cámara, como autolesionarse.

CEOP dijo haber identificado 424 víctimas infantiles de ese tipo de chantajes en el mundo en los últimos dos años, gracias a su trabajo y al de otros organismos extranjeros. Siete de los niños llegaron a causarse heridas graves y siete se suicidaron, dijo el CEOP.

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ