13 de mayo de 2014 / 03:19 a.m.

Las autoridades de hacienda de México tomaron la semana pasada el control del Querétaro mientras se determina el destino final del club de la primera división, informó el lunes el presidente de la liga mexicana, Decio De María.

En marzo pasado, las autoridades mexicanas pusieron bajo revisión el esquema financiero y administrativo del equipo, cuyo dueño Amado Yáñez también es propietario de la petrolera Oceanografía, señalada por un presunto fraude por 585 millones de dólares al grupo financiero estadounidense Citigroup.

"Recibimos una notificación donde se nos informa que desde la semana pasada el Querétaro está siendo administrado por el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE)", dijo De María en una rueda de prensa. "Nos han pedido una ventana de tiempo para que en los próximos días tomen una decisión".

A finales de febrero, la Procuraduría General de la República anunció que el gobierno federal tomó el control de Oceanografía para resguardar toda la información y garantizar su operación a raíz del supuesto fraude a la filial mexicana de Citigroup, Banamex.

Desde entonces el equipo entró en una crisis de falta de pagos que llevó a los jugadores y dirigentes a considerar medidas extremas, como realizar partidos amistosos o pedir dinero en la calle.

"El SAE necesita conocer a detalle el estado que guarda la empresa, nosotros trabajaremos de la mano para encontrar la mejor solución para todos", agregó De María.

De María dijo que el SAE buscará un administrador que se haga cargo del equipo o una persona que adquiera el 100 por ciento del club.

El dirigente no quiso dar una fecha precisa sobre cuándo ocurrirá eso.

"La autoridad nos solicitó tiempo para conocer lo que acaban de recibir. Eso correrá en los próximos días y después tomarán decisiones junto con nosotros", añadió. "Hay plazos pero no lo quiero fijar puntualmente".

De María dijo que sabe de varias propuestas de compra o administración para el Querétaro pero sólo mencionó por nombre a Grupo Pegaso, propietario del equipo Atlante que acaba de perder la categoría.

"Si el SAE determinara que por cualquiera de esas vías el elegido es Grupo Pegaso, no veo por qué no validar la propuesta, si ese fuera el caso, por parte de la liga no habría problemas", añadió.

De María no entró en detalles sobre si Atlante podría seguir en la máxima categoría bajo ese esquema. Algo similar ocurrió el año pasado, cuando Querétaro había descendido pero continuó en primera división, luego que Yáñez compró la franquicia de Chiapas y la mudó a esa sede.

Lo que sí aclaró De María es que no existe la posibilidad de vender el equipo a TV Azteca, que actualmente es dueño de Atlas y Morelia de la primera división.

Otra posibilidad, aunque la más lejana de acuerdo con De María, es que el equipo sea desafiliado de la primera división y que se dispute una promoción entre el descendido Atlante y un equipo de la liga de ascenso, probablemente Estudiantes de Guadalajara que perdió la final ante los Leones Negros, para llenar la cuota de 18 equipos en la máxima categoría.

Banamex, una de las filiales más grandes de Citi, prestó dinero a Oceanografía a fin de cubrir el trabajo que la empresa estaba haciendo para la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Las cuentas por cobrar fueron falsificadas para mostrar que Pemex había aprobado los trabajos y luego fueron procesadas por un empleado de Banamex, según Citi.

NOTIMEX