NOTIMEX 
9 de mayo de 2013 / 10:09 p.m.

Santiago• Brasil dio un nuevo paso en favor de los grupos minoritarios, al autorizar mediante una norma oficial el acceso de las parejas homosexuales a técnicas de fertilización asistida, informó hoy la agencia de noticias Estadao.

Aunque la norma, que fue publicada este jueves en el Diario Oficial de la Unión, consagra el derecho de las parejas gays a utilizar la fertilización asistida, los médicos no serán obligados a ofrecer ese servicio, por lo que podrán argumentar "objeción de conciencia".

Según el reporte, la resolución emitida por el Consejo Federal de Medicina (CFM) "deja clara una regla que el texto anterior apenas sugería: el permiso de que las parejas homosexuales recurran a la fertilización asistida para tener hijos".

La docente de Bioética de la Universidad de Brasilia, Débora Diniz, dijo a Estadao que las técnicas de fertilización ya son usadas en algunos casos, aunque sostuvo que "la sexualidad y el derecho reproductivo no andan juntos".

"El texto nomina una práctica corriente y da tranquilidad a los profesionales" de la salud, enfatizó la académica, en tanto que el experto Hiran Gallo advirtió que algunos consejos regionales aún tienen dudas sobre la aplicación de la nueva norma.

Gallo, quien preside la Cámara Temática del CFM, comentó que, ante las dudas de algunos consejos regionales de ofrecer el recurso a parejas del mismo sexo, "ahora queda claro que los profesionales no son susceptibles de una sanción ética en esos casos".

Estadao explicó que los médicos no serán obligados a ofrecer la técnica de fertilización asistida a todas las parejas homosexuales, ya que la norma del CFM permite a los galenos alegar "objeción de conciencia" para negarse a practicar el procedimiento.

El presidente del CFM, Carlos Vital Correa Lima, aclaró que el recurso de "objeción de conciencia" es usado también para otros procedimientos médicos, como los abortos, en los casos previstos por la ley.

Asimismo, recordó que la "¿objeción de conciencia? no puede ser utilizado en casos que pongan en peligro la vida del paciente. Algo que no se aplica en este caso (el de las parejas gay)".