29 de abril de 2014 / 02:50 a.m.

Quizá puede ser el partido de sus vidas. Están a 180 minutos de definir su futuro. Pero para Paco Ayestarán, técnico de los Estudiantes Tecos, sus pupilos deben enfrentar la final de la Liga de Ascenso ante Correcaminos sin presión, como un partido más.

El timonel emplumado no pide más de ellos. Simplemente desea que disfruten el par de encuentros que encararán a partir de mañana en Zapopan.

"Les diré (a mis jugadores) que disfruten, que hagan los que saben, porque si están cerca de su máximo potencial estoy segurísimo que lo harán bien, a partir de ahí cuentas con un rival que si está a su nivel será un partido muy complicado. Que disfruten, que se relajen y que encuentren el juego que nos ha llevado a disputar el primer puesto de la Liga", confesó.

El entrenador español es consciente que su escuadra deberá encontrar el arco rival ante Correcaminos, pero sobre todo el funcionamiento que los llevó en gran parte del campeonato a los primeros lugares de la liga.

"Esperamos encontrar el juego que nos ha permitido encontrar buenos resultados en la Liguilla, ese de ser los máximos goleadores de la Liga regular, porque si lo conseguimos tenemos muchas opciones de ganar.

"No hay nerviosismo, el mayor nerviosismo lo pasamos con Dorados donde el equipo jugó muy tensionado, no encontraba su juego, le pudo la presión, y ahora ya está liberado, con confianza de que podemos llegar hasta el final y tenemos un equipo muy solidario", mencionó.

Ayestarán descarta por completo que su planteamiento se modifique con cerrar la eliminatoria en Tamaulipas. Cree que ambos cuadros tiene motivos para preocuparse del rival.

RIGOBERTO JUÁREZ