6 de julio de 2014 / 05:03 p.m.

El centrocampista Bastian Schweinsteiger lamentó hoy la baja de Neymar y dijo que podría suponer una motivación mayor para la selección de Brasil, rival de Alemania en Belo Horizonte el martes en busca de un puesto para la final del Mundial 2014.

"Sentimos mucho la baja de Neymar y que no pueda jugar. Uno siempre quiere que los grandes jugadores estén en la cancha en los grandes partidos. La ausencia de Neymar, sin embargo, puede crear fuerza y unir al equipo brasileño. Puede motivar más a Brasil", indicó el volante germano.

"Brasil tiene dos técnicos experimentados que fueron ya campeones del mundo. Es inteligente con un equipo que puede ser campeón. Y con grandes individualidades", relató el futbolista del Bayern Múnich.

"Es un partido vital, sin duda. Jugar contra el anfitrión, además, supone un desafío aparte de un gran honor. Aunque hubiera sido mejor no jugar con ellos hasta la final", reconoció.

El centrocampista de Alemania destacó la motivación de su equipo, centrado en obtener, por fin, el objetivo deseado. "El ambiente entre nosotros es muy bueno y estamos muy centrados en el juego. Claro que queremos ganar el partido. Necesitamos concentración y en eso estamos ahora", agregó.

Sobre el momento que vive el fútbol de Brasil, dijo desconfiar de las dudas y las críticas que ha generado.

"Es el equipo más experimentado. El que más partidos en un Mundial ha disputado. Con un país chiflado por el fútbol y unos seguidores con una identificación increíble con la selección. El fútbol es aquí el número uno. Se respetan y tienen una alegría notable. Espero que el ambiente sea eso cuando juguemos contra ellos. Es lo que estamos asumiendo", agregó.

Abogó por la fuerza del grupo: "El colectivo es fundamental, antes que lo individual. Yo lo antepongo en mi caso. Hemos hecho un buen trabajo y no hay grandes distancias individuales entre los jugadores. Ahora creo que estoy a un nivel alto y preparado para jugar más de noventa minutos si es necesario".

El centrocampista del Bayern Múnich asume con naturalidad las decisiones de su técnico Joachim Löw, que en los primeros minutos no le hizo acreedor de un puesto fijo.

"El seleccionador toma la decisión correcta. Los partidos son intensos y agotadores. Descansar me vino bien. El ambiente siempre ha sido bueno entre nosotros. No es cuestión de uno solo. la intención es que Alemania sea campeona del Mundo. El colectivo es lo primero", insistió.

Schweinsteiger formó en la selección que en el Mundial del 2010 estuvo a un paso de la final. Cayó ante España en semifinales.

"El equipo vuelve a estar en esa situación. Pero cada jugador ha evolucionado un poco más y ha adquirido experiencia. Además, el número de buenos jugadores en Alemania también ha aumentado", dijo.

Valoró especialmente la aportación del banquillo en el Mundial, clave para el buen desempeño en Brasil 2014.

"Es una ventaja tener tantas alternativas en el banquillo. Sobre todo con las altas temperaturas que hay. Hemos visto que cualquier sustitución ha dado impulso al equipo. siempre hemos tenido un buen banco pero solo este año nos sentimos con este espíritu de equipo. Y eso es lo que se necesita", puntualizó.

AGENCIAS