13 de enero de 2014 / 01:54 p.m.

La situación es clara, o sigue el reinado de Lionel Messi o Cristiano Ronaldo o Franck Ribery le tumban la corona.

Y es que hoy por fin se conocerá al ganador del Balón de Oro del año pasado, otorgado al mejor jugador del mundo.

El futbolista del Barcelona ha dominado en los últimos cuatro años, pues desde la edición 2009 a la 2012, se adjudicó el galardón.

Sin embargo, este año parece que su legado terminará pues según muchos medios, periodistas y casas de apuestas la balanza podría inclinarse en favor del portugués o del francés.

Si hablamos de títulos, tanto individuales como colectivos, Ribery lleva la ventaja pues el año pasado coronó el famoso triplete con el Bayern Múnich: Liga, Copa y Champions League.

Por su parte Messi culminó la obra con Barcelona tras ganar la Liga 2012-13 y obtuvo la Súper Copa de España tras vencer al Atlético de Madrid. Además presume de haber logrado la Bota de Oro.

En premios quizá el portugués esté detrás de la Pulga y del galo, pues desafortunadamente con el Real Madrid no pudo levantar un campeonato; pero en cuestión de goles, nadie tiene más tantos que el astro lusitano.

A nivel selección irónicamente Leo podría tener un punto a su favor. Y es que Argentina logró su pase al Mundial del 2014 en primer lugar y prácticamente sin complicaciones.

Del otro lado de la moneda, Francia tuvo que irse a repechaje para lograr su boleto. Los galos terminaron por vencer a su similar de Ucrania para avanzar.

Por su parte también Portugal obtuvo su lugar a Brasil 2014 en repesca. Los lusitanos acabaron con Suecia de Zlatan Ibrahimovic con una extraordinaria actuación de Cristiano, al lograr el tanto de la ida y meter un triplete en la vuelta.

Durante los últimos meses del 2013, declaraciones polémicas surgieron previas al Balón de Oro. Joseph Blatter se decantó en elogios hacia Lionel Messi, incluso poniéndolo por encima de Cristiano Ronaldo, situación que desagradó a CR7.

El madridista posteriormente declararía que la FIFA le tiene poco respeto, y como respuesta cada anotación que conseguía lo festejaba con un saludo militar, pues Blatter también lo había definido como un comandante en el campo.

Curiosamente, luego de haber logrado Portugal su pase al Mundial con una sobresaliente actuación de Cristiano, la FIFA extendió el plazo para poder cambiar el voto al Balón de Oro.

Ribery también había entrado en la guerra de palabras, al señalar que merecía este premio. Por el contrario Messi, muy a su estilo, declaró poco pues también las lesiones lo marginaron del medio.

Quizá este sea el punto negativo que impida que el jugador culé pueda lograr su quinto balón de forma consecutiva, pues desafortunadamente para él la última lesión lo alejó de las canchas dos meses.

Lo cierto es que el que llega en mejor momento, es Cristiano Ronaldo. Su descomunal cantidad de goles ha opacado en la última terna de la temporada a Ribery y Messi, quien se alejó de las canchas.

En gustos se rompen géneros, y lo cierto es que hoy se conocerá al nuevo jugador de oro, si es que Messi no continúa con su dominio.

SAÚL RODRÍGUEZ