31 de marzo de 2014 / 04:24 a.m.

Un barrista se identifica con facilidad y más si usa pulseras y camisas con la leyenda Ritual del Kaoz 48.

La advertencia sobre las porras del América en el sentido de que no ingresarían al Omnilife no desanimó a los integrantes de la Ritual del Kaoz, quienes viajaron desde la capital del país para ver el partido. La mayoría fue regresada desde la última caseta antes de la entrada a Guadalajara, pero se lograron colar un camión proveniente de Tepic y otro de la capital de la república.

"Guanatos es del Crema, Guanatos es del Crema" cantaban cuando iban bajando las escaleras del estadio Omnilife, por cierto a los 100 aficionados de las Águilas los escoltaba otro tanto de policías de Zapopan.

Al abandonar el inmueble se le preguntó a uno de los jóvenes que estaba extasiado por la goleada sobre si las barras son sinónimos de violencia en el futbol y afirmó que no.

"Siempre uno o dos personas que mezclan entre la barra y hacen esos actos, te puedo afirmar que esos sólo quieren ir a los Clásicos, la banda no es violenta. No creo ni que desaparezcan las barras, ni que esa sea la solución. No van a desaparecer las barras".

Ya a las afueras del estadio fueron separados y los dejaron ir de diez en diez.

Se fueron felices, cantando y celebrando a grito abierto la goleada. "No son la mitad más uno, son la vergüenza nacional", cantaban y cantaban.

La RK sí estuvo en el Omnilife y al final la policía de Zapopan señaló que hubo saldo blanco en cuanto a la conducta de los barristas de los visitantes.

JESÚS HERNÁNDEZ