25 de marzo de 2014 / 09:51 p.m.

El Bayern celebró su vigésimocuarto título de campeón alemán sin la tradicional ducha de cerveza, a la que los jugadores suelen someter al entrenador, con lo que Pep Guardiola, al menos de momento, se libró de ese particular bautizo.

El Bayern dijo antes del compromiso que no habían llevado la provisión de cerveza necesaria a Berlín ni los gigantescos jarros habituales.

La ensaladera tampoco le fue entregada hoy al Bayern, sino que esto ocurrirá en un jornada posterior, cuando probablemente se le aplique a Guardiola el clásico ritual bávaro.

No obstante, está noche el Bayern celebrará el título en Berlín y no volverá a Múnich hasta mañana por la tarde.

AGENCIAS