13 de febrero de 2013 / 04:13 p.m.

Benedicto XVI volvió a aparecer en público para presidir los ritos del Miércoles de Ceniza, que dan inicio a la Cuaresma, que por primera vez celebrará en el Vaticano y no en la basílica de Santa Sabina, en la colina romana del Aventino, como es tradición.

"Queridos hermanos y hermanas, como saben, he decidido renunciar al ministerio que el Señor me confió el 19 de abril de 2005. Lo he hecho en plena libertad para el bien de la Iglesia, después de haber orado largamente y tras examinar mi conciencia delante de Dios", dijo a los miles de fieles reunidos en el Aula Pablo VI del Vaticano.

"Me apoya y me ilumina la certeza de que la Iglesia es de Cristo, el cual nunca le hará faltar su guía y su cuidado. Gracias a todos por el amor y la oración con que me habéis acompañado. Continúen orando por el papa y por la Iglesia", a lo que los presentes respondieron con una gran ovación.

El Papa ofició la misa en la basílica de San Pedro del Vaticano, donde impondrá y recibirá las cenizas.