24 de noviembre de 2014 / 10:56 p.m.

Por segunda vez en cuatro años, problemas climatológicos causa que haya doble partido en lunes por la noche.

 El juego de los Jets de Nueva York y los Bills no se pudo realizar el domingo en Buffalo debido a la nevada histórica que se llevo a cabo durante la semana. Por consecuencia hoy se jugará en Ford Field en Detroit.

En el 2010, cuando una nevada causó que se cayera el techo del Metrodomo de Minnesota, el partido entre los Vikingos y los Gigantes de Nueva York se tuvo que cambiar a lunes por la noche a Detroit.

Para los Bills de Buffalo es un juego vital. Una derrota significaría que caen a marca de 5-6 y a dos juegos atrás de cinco equipos buscando uno de los comodines en la Conferencia Americana. Pero el estar 6-5 los mantiene en la pelea.

Obviamente fue una semana complicada para Buffalo ya que por la situación del clima no pudieron entrenar varios días. Había tanta nieve que los jugadores no podían salir de sus casas.

Antes de viajar a Detroit, el entrenador en jefe de los Bills Doug Marrone y su staff de coaches se quedaron a dormir en las oficinas del equipo. Para poder viajar, algunos jugadores necesitaron motos de nieve para poder salir de sus hogares.

Por su parte, los Jets no han jugado desde que sorprendieron 20-13 hace 15 días a los Acereros de Pittsburgh. Esa fue apenas la segunda victoria de la campaña. Tienen marca de 2-8. 

Por tercer juego al hilo, el quarterback titular de los Jets será Michael Vick quien está reemplazando al inefectivo Geno Smith.

Los Bills vencieron 43-23 a los Jets de Nueva York en la semana 8 en el estadio Meadowlands.

El corredor Fred Jackson está en duda para el partido por un tirón de ingle que lo marginó de la derrota ante Miami hace 11 días.

JOSÉ MANUEL VILLALVA