6 de noviembre de 2014 / 02:12 p.m.

Estos temas figuraron entre los abordados por Terry y Kim Pegula durante una entrevista de unos 20 minutos con The Associated Press, el miércoles por la noche.

"Bueno, habrá un nuevo estadio en algún lugar, eso es todo lo que sé", dijo Terry Pegula. "La liga fue bastante enfática en que Búfalo, un mercado pequeño, tiene que ser lo más competitivo que se pueda".

Los Pegula no pueden hablar todavía de la ubicación, el cronograma o el costo de un nuevo estadio, ni de la forma en que se financiaría el proyecto.

Kim Pegula dijo que junto con su marido se incorporará a un Grupo de Trabajo para un Nuevo Estadio, organización ya establecida que estudia los posibles lugares, diseños y costos del inmueble.

"Sabemos que esto existe y lo entendemos. Pero queremos estar seguros, porque uno sólo tiene una oportunidad de construir un estadio", dijo Kim. "Queremos cerciorarnos de que, cuando llegue el momento, hayamos hecho nuestra tarea".

En cuanto a los paridos de los Bills en Toronto, los Pegula buscan ponerles fin.

"Estamos trabajando en eso ahora", indicó Kim. "Queremos que todos los partidos como locales se realicen en Búfalo y estamos resolviendo eso. Creo que estamos cerca pero no se define nada todavía. Sin embargo, ésa es nuestra intención".

La serie quedó suspendida en marzo, cuando los Bills y la empresa Rogers Communications, con sede en Toronto, anunciaron un acuerdo para posponer un encuentro en la ciudad canadiense esta temporada. Las partes indicaron que querían tiempo para "evaluar oportunidades y sentar las bases con el fin de mejorar los partidos en el futuro".

La posposición llegó después de que dirigentes y jugadores de los Bills expresaron su preocupación al considerar que había poco apoyo del público en el Rogers Centre, en el centro de Toronto. Algunos se preguntaban si valía la pena sacrificar un partido en casa a fin de dar más promoción a la franquicia en la capital financiera de Canadá.

Los Pegula, quienes son también dueños del equipo de hockey sobre hielo Sabres de Búfalo, están en medio de una transición, en el mes transcurrido desde que compraron los Bills a los herederos del fallecido propietario Ralph Wilson, por 1.400 millones de dólares, un récord de la NFL.