AP
9 de junio de 2014 / 12:50 a.m.

De las 61,600 entradas disponibles para el Brasil-Croacia, apenas 25,636 se vendieron al público, indicó la FIFA el domingo, cerca de 10,000 boletos adicionales fueron repartidos entre aficionados por medio de promociones.

 

La FIFA informó que menos de la mitad de los boletos disponibles para el partido inaugural del Mundial fueron directamente al público en general, ya que la mayoría quedó en manos de patrocinadores, la prensa, los organizadores locales e invitados especiales.

De las 61.600 entradas disponibles para el Brasil-Croacia el jueves en Sao Paulo, apenas 25.636 se vendieron al público, indicó la FIFA el domingo. Cerca de 10.000 boletos adicionales fueron repartidos entre aficionados por medio de promociones.

La FIFA precisó que más de 1.500 entradas fueron reservadas para invitados especiales, y que una cantidad similar se asignó para los periodistas.

Más de 13.700 entradas fueron para paquetes preferenciales, denominados como "Hospitality". Otras 12.600 correspondieron a los patrocinadores y medios, que deben entregar el 85% de las mismas a fanáticos y socios. El comité organizador local y las asociaciones de fútbol recibieron 6.600 entradas.

En principio, la FIFA calculó que el estadio Itaquerao de Sao Paulo tendría un aforo de 68.000 aficionados para el partido inaugural, pero la capacidad debió ser ajustado por los asientes que se reservan para la cobertura de prensa y la instalación de 34 cámaras para la transmisión del partido.

La FIFA negó que la reducción del aforo tenga que ver con demoras en las obras de construcción del Itaquerao.

El organismo regente del fútbol mundial también está inquieto por la serie de huelgas en Sao Paulo, en particular la de los empleados de la ruta de metro que servirá para el traslado de fanáticos y periodistas al Itaquerao.