19 de mayo de 2014 / 01:01 a.m.

Brasil realizó el domingo los últimos dos ensayos en estadios de la Copa Mundial, entre esos la cancha de Sao Paulo que será escenario del partido inaugural en menos de un mes.

Sendos partidos del campeonato nacional fueron disputados para inaugurar el estadio Itaquerao en Sao Paulo y la Arena Pantanal en Cuiaba.

Los dos estadios estaban entre los seis que no se pudieron entregar al término de 2013, como se había prometido con miras al Mundial que se pondrá en marcha el 12 de junio. Otro estadio, la Arena da Baixada en Curitiba, cumplió con su último ensayo la semana pasada.

Todos los 12 estadios mundialistas han tenido por lo menos un partido de prueba, aunque ninguno se pudo montar con lleno completo debido a que aún no se ha completado la tarea de instalar los asientos.

La FIFA suele pedir tres partidos de ensayos en los estadios del Mundial, pero debió aceptar menos que eso debido a los crónicos atrasos en Brasil. A partir de esta semana, la FIFA asumirá el control de las sede para sus propios preparativos.

El Itaquerao es un estadio con un aforo para casi 70.000 espectadores e invitados. Aparte del Brasil-Croacia en la inauguración, el estadio será sede de la segunda semifinal. Si acaso 40.000 aficionados pudieron ingresar para el partido del domingo, en el que el visitante Figueirense venció 1-0 al anfitrión Corinthians.

Funcionarios de la FIFA y del comité organizador local del Mundial estuvieron pendientes al más mínimo detalle durante el partido, como el ingreso de los espectadores al estadio, la condición del césped y la seguridad.

Llovió fuerte al final del primer tiempo, además de una precipitación de granizo durante el descanso. Todo eso hizo que muchos de los asistentes buscaran refugio debido a que parte del techo del estadio no fue instalado completamente. La compañía a cargo de la construcción adelantó que el techo no estará listo para el Mundial.

La Arena Pantanal, que el albergó el duelo Santos-Atlético Mineiro el domingo, había tenido una prueba previa en abril, pero con apenas la mitad de los asientos.

Aún resta mucho trabajo que hacer en las exteriores de los estadios, especialmente para mejorar las rutas de acceso. En la mayoría de las sedes, los trabajos en las estructuras temporales que se emplean para las tareas de los patrocinadores y prensa deberán completarse sobre el filo de la inauguración.

AP