16 de abril de 2014 / 11:13 p.m.

Las diferentes autoridades involucradas en la organización de los Juegos Olímpicos de 2016 invertirán 24.000 millones de reales, unos 11.000 millones de dólares, en mejoras de infraestructuras que incrementen la movilidad y diversos proyectos de sostenibilidad en Río de Janeiro.

Así lo aseguraron hoy representantes de diferentes organismos durante la presentación del "Plan de Políticas Públicas" para los Juegos Olímpicos, cuyo objetivo es crear un "legado" que permanezca en esta ciudad brasileña una vez finalizado el evento.

De esos 24.000 millones de reales, el 43 % procederá de inversiones privadas y el 57 % saldrá de las arcas públicas.

El ayuntamiento de Río de Janeiro invertirá 14.300 millones de reales (algo más de 6.000 millones de dólares), el gobierno del estado de Río de Janeiro 9.700 millones de reales (unos 4.000 millones de dólares) y el Ejecutivo federal 110 millones de reales (casi 50 millones de dólares).

Entre los proyectos destaca la construcción de una nueva línea de metro, sistemas de corredor exclusivo para autobús, así como la renovación del área portuaria y la instalación de tranvías.

Para mejorar el medio ambiente, municipio y estado de Río de Janeiro ejecutarán un proyecto para limpiar la Bahía de Guanabara, donde transcurrirán las competiciones de vela, así como el saneamiento de algunas zonas muy afectadas por la contaminación.

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, afirmó que los Juegos Olímpicos son una oportunidad de "resolver algunos problemas que tiene la ciudad desde hace 450 años", como las inundaciones en la plaza de la Bandera que una red de alcantarillado debe solucionar.

Citó la reunión que mantuvo con el exalcalde de Barcelona Pasqual Maragall, edil de la ciudad española cuando esta albergó los Juegos de 1992, y quién, según dijo, le explicó que "los Juegos deben servirse de la ciudad" y no al revés.

En este sentido destacó que más del 70 % de los recursos públicos invertidos "es en legado" por lo que Río de Janeiro "se aprovecha de los Juegos" para mejorar la ciudad.

Paes destacó que las autoridades consiguieron "un volumen enorme de dinero privado para inversiones" por lo que, en caso de que el presupuesto final sea más alto, no afectará a las arcas públicas.

Preguntado por la huelga de los empleados de la construcción del Parque Olímpico y los posibles retrasos que puede acarrear, aseguró que se trata de un problema entre empleador y empleado y se mostró tranquilo porque hay margen de tiempo para terminar las obras.

Sobre los retrasos citados por el Comité Olímpico Internacional (COI), que la semana pasada anunció que seguirá la evolución de las obras, Paes dijo que existe "un motivo de preocupación" pero que aún hay "plazo suficiente" para terminar las obras a tiempo.

El gobernador del estado de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao, destacó el legado postolímpico de las políticas de seguridad que, según afirmó, "son permanentes" y no sólo para los Juegos y el Mundial de fútbol que comienza en junio.

Aseguró que las autoridades continuarán "haciendo las ocupaciones necesarias" a favelas controladas por narcotraficantes- necesarias" y ejerciendo presencia policial en dichas barriadas.

"Tenemos un programa y vamos a continuar desarrollándolo", concluyó.

AGENCIAS