26 de enero de 2014 / 12:44 a.m.

Las primeras protestas del año contra la Copa Mundial de Fútbol llevaron el sábado a más de 2.000 manifestantes a las calles de la mayor ciudad de Brasil, mientras continúa en el país anfitrión la frustración por los costos de organizar el torneo.

Pese a todo, la manifestación en Sao Paulo se quedó bastante corta de las más de 20.000 personas que habían confirmado su participación en Facebook, reflejando la menor escala de las protestas recientes cuando se comparan a las ocurridas durante la Copa Confederaciones en junio del año pasado.

Durante este torneo, un ensayo para la Copa Mundial de junio de este año, más de un millón de brasileños se unieron a las protestas contra los deficientes servicios públicos y la corrupción política. El costo de los nuevos estadios indignaron a muchos manifestantes que exigen más inversión en transporte público, en la salud y en la educación.

Los políticos y los inversores están siguiendo de cerca la situación este año para ver si otra ola de protestas mancilla la imagen de la Copa Mundial o pesa en la popularidad de la presidenta Dilma Rousseff hacia las elecciones de octubre.

Al atardecer, cerca del término de la manifestación mayormente pacífica en Sao Paulo, la televisión local registró actos aislados de vandalismo, incluyendo la rotura de vidrios de bancos, una patrulla golpeada y un auto incendiado.

AGENCIAS