21 de enero de 2014 / 02:20 a.m.

El fuerte calor del verano austral obligó a que un grupo de jugadores de fútbol en Rio Grande do Sul (sur de Brasil) tuviera que sumergir sus botines en un balde con agua y hielo para enfriar sus pies y poder continuar con el juego, revelaron medios brasileños este lunes.

El termómetro en el gramado sintético del estadio Passo da Areia en Porto Alegre llegó a marcar 60 grados Celsius durante el encuentro entre el Gremio y el Sao José, por el campeonato estatal el último domingo.

Esta situación obligó a que los jugadores salieran a un lado del campo para remojar sus pies en los baldes con los zapatos puestos, según las imágenes difundidas por TV Globo.

Porto Alegre, capital de Rio Grande do Sul, es una de las ciudades sede para el Mundial-2014, con su estadio Beira Rio.

Si bien el Mundial en Brasil se jugará en época de invierno austral, algunas sedes han despertado la preocupación de equipos europeos por el excesivo calor que, aseguran, podría afectar el desempeño de sus equipos.

En diciembre, días antes del sorteo para la fase de grupos de la Copa, el seleccionador de Italia, Cesare Prandelli, consideró necesario que los partidos tuvieran dos tiempos muertos durante el Mundial para que los jugadores puedan hidratarse.

En tanto, a fines del año pasado, la FIFA anunció que siete partidos de la Copa del Mundo debieron cambiar de horario para mitigar así los efectos del calor.

AGENCIAS