8 de julio de 2014 / 01:24 p.m.

El anfitrión de la Copa del Mundo 2014, Brasil, buscará que las bajas de su astro Neymar Jr y su capitán Thiago Silva no afecten su objetivo de llegar a la final, aunque Alemania intentará aprovecharse de ello para eliminarlo. Ç

El partido entre el Scratch du Oro y La Mannschaft, la primera semifinal del torneo, se efectuará en el Estadio Mineirao, en Belo Horizonte, a las 15:00 horas tiempo de México, entre un par de invictos y tiene dosis de sensación de revancha.

Otro ingrediente importante es que contará con el arbitraje del mexicano Marco Antonio Rodríguez, quien dirigirá así su tercer juego en el torneo.

Los protagonistas son dos selecciones que han participado en más ediciones de la máxima fiesta del futbol, pues los brasileños han asistido a todas y los alemanes a 18. Además es la repetición de la Final del Mundial del 2002, donde Brasil se llevó el título.

La Verdeamarelha, que sin gran futbol hasta ahora no ha perdido, lleva tres victorias y dos empates; contará con apoyo mayoritario de su afición en las gradas, en busca de avanzar a la final del segundo Mundial que organiza en su historia.

Alemania, que también lleva ritmo invicto, con cuatro triunfos y un empate, llegará completa y con la meta de tomar revancha de esa derrota en Corea-Japón 2002. Tratará de zafarse el dominio que tienen los amazónicos, que también ganaron los dos partidos que disputaron en Copa Confederaciones.

Aunque recibió algunas críticas de la prensa de su país tras el 2-2 ante Ghana de la segunda fecha de la fase grupal, en general el combinado germano ha mostrado solidez e inteligencia para manejar sus partidos y ganarlos.

Además, llegará completo, pues salvo la ausencia del defensa Shkodran Mustafi, el técnico Joachim Low podrá utilizar a los 22 convocados restantes para buscar el segundo pase a la final del equipo en la cuarta semifinal consecutiva que disputa en este siglo.

Se avecina una batalla en la que los brasileños defenderán al continente americano para impedir la posibilidad de que un europeo se corone campeón en esta región del mundo por primera vez en la historia; Brasil es el único americano que brilló en Europa, en Suecia 1958, su primero de cinco campeonatos mundiales hasta ahora.

REDACCIÓN