5 de junio de 2013 / 10:16 p.m.

 Ciudad de México • Una yegua de una semana de edad llamada Breeze encontró cobijo y la cura a su soledad gracias a un oso de peluche gigante de nombre Button, luego de haber sido abandonada por su madre en el Parque Nacional de Dartmoor.

La historia comenzó hace menos de un mes, cuando Breeze fue hallada por un granjero del condado de Devon en estado de desorientación y con una severa deshidratación, ya que había corrido sin sentido en su intentó por ser amamantada por otras yeguas.

Una organización protectora de animales rescató al animal y lo regresó al santuario, donde recibió una amplia atención y nutrición. Sin embargo, Breeze extrañaba y necesitaba a su madre pese a que durante todo el día recibía el cuidado de especialistas.

En aquel santuario local se recolectan donaciones de peluches para consolar a los potros huérfanos y en el último cargamento que el lugar recibió gracias a un dueño de un potrillo rehabilitado encontraron un compañero para la yegua.

Un oso de peluche gigante con nombre Button se ha convertido en compañero de Breeze, quien le ha ayudado a superar su tristeza y lo ha animado a alimentarse, según un vídeo de SWNS en YouTube, y el personal del santuario.

"Ha sido maravilloso ver a Breeze interactuar con Button; ella lo abraza cuando se va a dormir. Button le da seguridad durante los breves periodos en los que sus cuidadores no están presentes", dijo Bowden, el líder del personal del refugio para potros.

 — GLOW MURATA