3 de febrero de 2014 / 02:44 a.m.

Bruno Mars puso a millones de admiradores a bailar como en un club en el medio tiempo del Super Bowl.

El cantante ganador del Grammy trasladó el domingo la energía de su espectáculo en vivo al más grande de los escenarios, interpretando sus grandes éxitos con una excelente banda en vivo mientras integraba sin interrupciones a los Red Hot Chili Peppers en su número.

Algunos se preguntaron si Mars estaría a la altura de las presiones de la tarea, pero el astro pop de 28 años borró cualquier vestigio de duda de inmediato. Vestido en una chaqueta dorada, ejecutó un perfecto solo en la batería mientras atravesaba el campo en una plataforma elevada y, una vez en el escenario, interpretó éxitos como "Locked Out of Heaven" y "Treasure" con un aplomo que dejó en claro que no estaba doblando.

AP