BLANCA VALADEZ
21 de abril de 2013 / 03:46 p.m.

Cancún • El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) estableció como meta incrementar a 2 mil 500, en los próximos dos años, el número de trasplanten que por ahora se ubican en el orden de mil 800 aproximadamente, con la finalidad de disminuir la lista de espera, que equivale al mismo número de muertes, así como los costos gubernamentales destinados a tratamientos como hemodiálisis y diálisis peritoneal.

Federico Juárez, Jefe del Servicio de Trasplantes UMAE Hospital 71 IMSS Torreón, Coahuila, y miembro Fundador de la Sociedad Mexicana de Trasplantes, explicó que el proyecto que se arrancó desde el sexenio pasado consiste en primero lograr esta meta de 2 mil 500 trasplantes y luego continuar fortaleciéndolo hasta lograr alrededor de 12 mil.

Juárez refirió que existe un aproximado de 50 mil personas que son atendidos por hemodiálisis y diálisis peritoneal, de los cuales,12 mil son candidatos a ser trasplantados con riñón, hígado y diversos órganos. “La idea es que cada dos años haya 2 mil 500 trasplantados nuevos, lo que va a derivar en reducir costos, e incorporar a la sociedad a una persona productiva”.

México se encuentra rezagado en cuanto a donación ya que por tres donadores hay un millón de habitantes, cuando en otras naciones el promedio es de 26 donadores por cada millón de personas.

"Sabemos que tratar a pacientes con hemodiálisis y diálisis peritoneal sale más caro que trasplantarlos, por ello se echó a andar este proyecto basado tanto en la sensibilización de los derechohabientes y sus familias, como son sumarnos a la campaña del Centro Nacional de Trasplante, para que se hagan con donadores vivos".

Federico Juárez argumentó: “Estamos hablando que un enfermo representa un gasto de 180 mil pesos anuales y de por vida, por realizarse diálisis y hemodiálisis cada cuatro meses, dependiendo sus requerimientos, mientras que una persona que recibió trasplante tiene un gasto de 130 mil pesos al darle mantenimiento al tratamiento.

"Existe también una diferencia abismal. Una persona trasplantada se incorpora a su vida cotidiana, social, familiar, es productiva para su país y en términos reales deja de absorber recursos del IMSS, con lo que esperamos que haya un equilibrio presupuestal. Si sumamos el ahorro de 50 mil por 12 mil pacientes, la cifra que se dejara de erogar es de 600 millones".

Federico Juárez precisó que "llevar más rápido al trasplante” también reducirá las muertes, considerando que conforme al Centro Nacional de Trasplantes existe, 12 mil 612 pacientes en lista de espera y de éstos más del 80 por ciento fallece ante la falta de donadores.

Los órganos más demandados son riñón, con 6 mil 189, y córnea, con 6 mil 21; hay solicitudes de 338 hígados, 46 pacientes requieren un injerto de corazón, 16 de páncreas y cuatro de pulmón", detalló.