6 de mayo de 2013 / 01:13 p.m.

 El deseo de que la ópera tenga una presencia nacional y que de ahora en adelanteostente el sello de la excelencia parece un sueño que están dispuestos a concretar los tenores Ramón Vargas, Octavio Arévalo y el barítono Jesús Suaste, que están entre las mejores voces de México

Su entusiasmo y empeño los guía; su experiencia de haberse presentado en los mejores teatros del mundo los sustenta. Con todo ese bagaje a cuestas pretenden trabajar por la excelencia artística e impulsar una nueva época de la ópera en México.

Buscan por primera vez establecer un vínculo con los estados para llevar la ópera a toda la República, a pesar de que solo existen 33 teatros con infraestructura operística —es decir, aquellos que cuentan con un foso para poner una orquesta y los coros—, pero en realidad son bastantes, ya que en el territorio nacional hay 567 teatros en 172 municipios (7 por ciento del total del país).

Los intérpretes están haciendo un hueco en sus apretadas agendas para trabajar por el bel canto en México sin dejar de actuar, y así apoyar los esfuerzos de los gobiernos de los estados y de la iniciativa privada para difundir la ópera, lo cual se busca lograr a través de una red con las entidades federativas para establecer acciones coordinadas

Ese anhelo de los representantes del bel canto por contar con una ópera más universal que pueda llegar a todo México, es un proyecto muy ambicioso, debido a que 40.5 por ciento de los mexicanos no asiste al teatro por, entre otros, los siguientes motivos: la falta de tiempo, el desinterés, el costo y la distancia.

Sin dejar de mencionar que, de acuerdo con el Atlas Cultural editado en el 2010, solo cuatro de cada 10 mexicanos (39.6 por ciento) manifiesta haber asistido alguna vez al teatro, lo que significa que no es tarea fácil la que se ha impuesto Ramón Vargas al frente de la dirección de ópera de Bellas Artes.

Suaste, quien ha desarrollado un vasto repertorio con más de 90 papeles principales en la ópera, estará al frente de la coordinación artística de la nueva época de la Ópera de Bellas Artes, con la responsabilidad de dar seguimiento a los integrantes del estudio-taller, donde se formará a las mejores voces operísticas de este país.

Asimismo, Suaste tendrá a su cargo la preparación de los elencos para las coproducciones y el enlace con las autoridades culturales encargadas de promover la ópera en los estados.

Reto difícil de superar, si se considera que solo se contabilizan por ahora 33 teatros de ópera en todo el país, reconoce el barítono en entrevista con MILENIO.

Hay algunos estados que cuentan con foros espléndidos, como Coahuila, que tiene cuatro teatros ""que son garbanzos de a libra""; un ejemplo es el foro maravilloso que se encuentra en Piedras Negras. Nada más en Mérida hay seis o siete teatros; pero no todas las entidades federativas tienen la infraestructura que se requiere, como Tlaxcala, Hidalgo, Chiapas, Nayarit, Quintana Roo y Tabasco.

Los acuerdos con algunos teatros de los estados ya se han comenzado a realizar; la puerta de entrada que han tenido son los directores de orquesta, porque son sus amigos, son con los que han trabajado toda la vida y la mayoría de ellos les han manifestado su interés porque quieren hacer ópera.

Pero la manera en que firmarán e institucionalizarán los acuerdos será a través de los directores de cultura de cada entidad.""Este trabajo de ver con quién podemos comenzar a hacer equipo es un trabajo que ya empecé, con llamadas telefónicas a mis colegas, y creo que aquí tendrán una participación fundamental los directores de cultura, quienes verán la parte funcional.

""Por lo pronto, podemos empezar a trabajar con los 33 espacios que hasta ahora tenemos contabilizados, los que tengo ubicados porque he cantado en la mayoría de ellos"". Como uno de los artistas más sólidos de la escena operística de nuestros días, dice que tiene mucha fe en este proyecto porque moverían a los talentos locales que demuestren gran nivel, y no solo eso, se lograrían coproducciones para reducir los costos de los montajes operísticos, con lo cual se podrían organizar más funciones que beneficien a más espectadores.

""Si hablamos de que un título se representará tres veces en 25 teatros, estamos ante la posibilidad de muchas funciones. Si una determinada ópera se representa dos veces en cada lugar, estamos hablando de que este título se verá 50 veces; si son tres títulos, entonces hablamos de 150 funciones. Lograr eso me emociona en gran medida, porque eso se traducirá en una actividad operística que dará quehacer a mucha gente.""

— LETICIA SÁNCHEZ MEDEL