18 de octubre de 2013 / 01:32 p.m.

Los arqueólogos empezaron a buscar un tesoro enterrado debajo de una fortaleza del siglo XIX en el norte de la India el viernes después de que un popular asceta hindú dijo que un antiguo rey se le presentó en un sueño y le reveló el escondite.

La búsqueda del tesoro inició después de que Shobhan Sarkar confió su sueño a un ministro del gobierno de la India que el mes pasado visitaba el lugar de meditación del asceta.

El hombre santo dijo que el espíritu del rey Rao Ram Baksh Singh, que murió en la horca en 1858 después de levantarse contra las fuerzas coloniales británicas, le pidió cuidar el tesoro de 1.000 toneladas con un valor cercano a los 50.000 millones de dólares escondido debajo de la fortaleza del fallecido rey en Uttar Pradesh, ciudad del norte del país.

Funcionarios geólogos y arqueológicos de la India inspeccionaron el área el domingo y encontraron evidencia de metales a una profundidad cercana a los 20 metros, indicó el juez de distrito Vijay Karan Anand. Excavando sería la única manera de confirmar el tipo de metal.

El Servicio Arqueológico de la India informó que las excavaciones iniciarán bajo un templo dentro de las ruinas de la vieja fortaleza.

Un gran número de grupos interesados de antemano han hecho fila en busca de reclamar el derecho del tesoro, que se cree es oro, plata y gemas preciosas.

"Si es realmente oro lo que se encuentre ahí, deberíamos recibir nuestra parte", dijo uno de los descendentes del rey, Navchandi Veer Pratap Singh.

Las autoridades estatales de Uttar Pradesh, al igual que funcionarios municipales, aseguran que tienen derecho al tesoro.

"El tesoro oculto debería ser usado para el desarrollo del estado", dijo el legislador local Kuldeep Senger. Uttar Pradesh, con una impactante población de 200 millones de habitantes, es uno de los estados más pobres y menos desarrollados de la India.

Habitantes de la empobrecida villa de Daundia Khera, que no cuenta con electricidad, dijeron que por mucho tiempo han estado enterados sobre el tesoro a través de historias narradas por sus ancestros.

"Todos en la villa saben sobre eso", dijo Vidyawati Sharma, de 60 años y a quien su suegro le narró la historia.

Las autoridades han colocado barricadas contra miles de personas que se han apiñado en la villa en espera de ver el tesoro o posiblemente llevarse a casa parte de él. La gente ofrece sus oraciones al templo dentro de las ruinas de la fortaleza.