30 de mayo de 2014 / 11:31 p.m.

El jugador tomó el balón, tomó impulso y cuando inició su corrida se cayó, causando el asombro de todos los asistentes, arbitros, incluso del portero. Al levantarse y ya sin vuelo disparó para anotar uno de los goles más extraños de todos los tiempos.