JAIME GARZA
12 de agosto de 2014 / 03:48 p.m.

En el Monterrey los entrenamientos se están tornando día a día más intensos, pero no sólo en la carga de trabajo, sino también en la forma que disputan la pelota entre los mismos Rayados.

Y es que en la mañana de este martes los ánimos se calentaron en El Barrial cuando Jesús Zavala y el colombiano Dorlan Pabón empezaron a discutir fuertemente.

El incidente ocurrió durante un trabajo especializado de espacios reducidos. El cuerpo técnico formó dos equipos con jugadores titulares y suplentes en cada uno. Utilizaron el largo de toda la cancha, pero recortaron unos 20 metros lo ancho de la misma.

El ejercicio que fue primordialmente dirigido por el auxiliar técnico, Pepe Treviño,  consistió en un juego de transiciones, es decir, atacar al arco contrario lo más rápido posible y hacer lo propio al defender.

Sobre el medio campo se situaron dos elásticos con escasoa metros de distancia entre uno y otro. Representaba el punto de partida de los atacantes para recibir la pelota e iniciar el ataque en transición, a velocidad. Si un atacante no se encontraba en ese delimitado espacio, su compañero no podía jugar con él.

El ensayo fue intenso. Las exigencias entre los mismos jugadores no caducaron. Pabon exigió a su socio en ataque, el canterano Alonso Hernández, concretar una ocasión clara de gol. Acto seguido el propio colombiano le recriminó al joven Cándido Ramírez.

Los gritos entre jugadores de ambos equipos eran los comunes de cualquier práctica, pero cerca del final, en tono molesto Zavala le reclamó a Pabon bajara.

“Ven acá, baja”, le gritó airadamente. Pabon le respondió que estaba listo. “Estoy listo para contragolpear”.

Pero Pabon no estaba posicionado entre los dos elásticos para poder jugar con él, se lo explicó en tono de reclamo y le llamó “puñe…”

Luego, Pepe intercedió. Calmó el asunto. Se acercó a Pabon y le explicó algo que el colombiano asintió. Y la práctica continuó solo por unos instantes tras que Luis Madrigal fallara con el arco abierto. 

Más tarde, trascendió que Pabon le había dicho en corto a Zavala que estaba cansado, y Zavala le dijo que él estaba más cansado por los largos recorridos que tenía que realizar en relación a los que debía hacer el colombiano.