12 de diciembre de 2013 / 02:26 a.m.

 

México.- A 20 pacientes con cáncer se les propuso un cambio de imagen realizado por profesionales para aliviar los estragos del duro tratamiento.

El único requisito era mantener los ojos cerrados durante todo el proceso de maquillaje para captar la emoción de sus rostros al descubrir su nueva imagen.

Los pacientes esperaban que, al abrir sus ojos, encontrarían la mejor imagen perdida por la enfermedad... pero el resultado fue otro.

Cabe destacar que del trabajo fotográfico y visual se hizo un libro para recaudar fondos para la causa.

Agencias