4 de abril de 2013 / 07:31 p.m.

Este domingo 7 de abril se deberá adelantar una hora el reloj, un cambio de horario, que no trastorna el sueño, ni daña la salud, aseguró Reyes Haro Valencia, director de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, ubicada en el Hospital General de México.

"“Esa modificación no afecta. Desde hace más de 60 años esta medida se implementó en otros países –en México se generalizó hace 26, aunque mucho antes en Baja California por la proximidad con Estados Unidos—, y no ha existido un solo reporte de alteración a la salud, en el estado de alerta o en las funciones mentales”".

El especialista señaló que el reajuste en el ciclo de sueño se logra en un día. Explicó -por ejemplo-, que tras las vacaciones de la semana mayor, varias personas hicieron un ajuste de dos a tres horas, para volver a la escuela o al trabajo.

"“Al acostarse tarde el viernes, y levantarse el sábado horas después de lo habitual, en la noche del domingo cuesta trabajo dormir temprano, y se dificulta despertar el lunes; el desfasamiento lo viven muchas personas cada fin de semana, y no tiene efectos en la salud, sólo se requiere un ajuste en el ciclo de sueño, posible de lograr en un día”".

Asimismo, resaltó que nuestro reloj biológico, llamado núcleo supraquiasmático, ubicado arriba del quiasma óptico donde se cruzan los nervios de los ojos, tiene toda la capacidad para adaptarse a los cambios de horario.

En nuestro país, el horario de verano inicia el primer domingo de abril, se adelanta una hora a los relojes de las 2 a las 3 de la mañana; termina el último domingo de octubre, y se atrasa una hora a los relojes, de las 2 a la 1 de la mañana.

— FANNY MIRANDA