7 de marzo de 2013 / 10:58 p.m.

San José.- El médico español Jokin de Irala, reconocido por su tesis de que la homosexualidad es una enfermedad curable, se vio obligado a cancelar hoy una charla sobre el tema que iba a dictar en Costa Rica, debido a la polémica desatada a su alrededor.

De Irala es uno de los oradores principales del Congreso Centroamericano de Bioética, donde tenía previsto dar cuatro conferencias, una de ellas sobre el tema de la homosexualidad, pero a última hora decidió cancelarla, según confirmaron los organizadores.

La polémica se volvió más fuerte en el país centroamericano luego de que el Ministerio de Salud declarara el congreso como de "interés público", acción fuertemente criticada por defensores de los derechos humanos, activistas homosexuales y hasta por la Defensoría de los Habitantes.

El asunto escaló hasta la Sala Constitucional, que tras un recurso de amparo decidió anular el decreto de interés público.

Según la Sala, se garantiza la libertad de expresión del español, pero ordena que el Ejecutivo no debe respaldar una actividad de carácter privado que puede representar una discriminación contra parte de la sociedad.

Los magistrados razonaron que la charla de Irola "revierte en una estigmatización de un sector de la población y un potencial daño a su salud, amén que su base científica es altamente cuestionada por falta de sustento".

La Sala subrayó el derecho del médico a dictar su conferencia titulada: "Comprendiendo la homosexualidad hoy", "aunque su posición no sea aceptada por el criterio científico mayoritario y a pesar de que algunos consideren tal postura como discriminatoria".

Según una de las organizadoras del evento, Alexandra Loría, la decisión de cancelar la charla fue del mismo De Irola, quien consideró que "no hay garantías de respeto a su libertad de pensamiento ni a su opinión".

El médico, representante de la Universidad de Navarra, se negó a dar declaraciones sobre el asunto a los medios, a quienes Loría criticó de "parciales" a la hora de manejar la información relacionada con el congreso de bioética.

"Él (De Irola) es una personalidad y si no encuentra un espacio adecuado para ejercer su libertad de pensamiento y opinión está en la potestad de no hacerlo", argumentó.

Para Loría, una reconocida líder conservadora y miembro del Opus Dei en Costa Rica, el tema de la exposición de De Irola sobre la homosexualidad fue "totalmente sobredimensionado" y no se hizo un análisis equilibrado ante la sociedad.

De Irola sí dictará otras tres charlas en el congreso, una de ellas sobre el impacto de los métodos anticonceptivos sobre la salud pública.

De forma paralela al congreso, que concluirá mañana, miembros de la comunidad homosexual se manifestaron hoy en un parque de San José para exigirle al Gobierno una disculpa pública por haber apoyado esta actividad.

Una de las dirigentes de la manifestación, Paulina Torres, dijo a Efe que "el apoyo del Ejecutivo a un evento con un discurso claramente discriminatorio y estigmatizante es una prueba más de la gran deuda de este Gobierno con los derechos humanos".

EFE