HELIODORO HINOJOSA
13 de junio de 2014 / 01:29 p.m.

Con el aguacero que está cayendo desde muy temprano en Natal, México no sólo tendrá que cuidarse de Camerún, sino de otro rival muy importante: la cancha.

Y es que ya son más de tres horas que está lloviendo de forma intensa en esta ciudad del norte de Brasil y esto seguramente será un factor a considerar para ambos equipos.

Durante el reconocimiento del terreno de juego de ayer, se apreció que estaba en buenas condiciones, pero hoy las cosas han cambiado radicalmente.

Habrá que esperar que el sistema de drenaje funcione a la perfección, pues de lo contrario los charcos en distintas partes de la cancha podrían afectar seriamente el desarrollo del partido, sobre todo pensando que Miguel Herrera prioriza el salir jugando desde el fondo y a ras de pasto.