9 de octubre de 2014 / 09:22 p.m.

Una investigación de la cadena de televisión estadounidense NBC ha prendido los focos de alarma, debido a que existen 38 casos de jugadores de futbol soccer que han sido diagnosticados con un tipo de cáncer, de los cuales 34 son porteros.

De acuerdo al reportaje que salió al aire ayer, la principal causa sería la continua exposición al caucho que se utiliza en las canchas de pasto sintético y que contendrían sustancias químicas que provocan la enfermedad.

En la investigación se hace especial énfasis que el cáncer que presentan los deportistas, entre los que hay hombres y mujeres, es principalmente de sangre.

Amy Griffin, entrenadora de futbol femenil que vive en Seattle, ha hecho una lista de 38 jugadores, de las cuales 34 son porteros, una posición que tiene mayor tiempo de exposición al caucho, pues casi no tiene movimiento durante un partido como el resto de los jugadores.

La entrenadora está convencida que el caucho que se utiliza para amortiguar el impacto al correr sobre la cancha sintética es el principal causante de este problema.

"He entrenado por 26 o 27 años", dijo Griffin a la NBC, "en los primeros 15 años nunca escuché algo parecido a esto, pero de pronto he visto una cascada de niños enfermándose".

Hay que señalar que el pasto sintético no sólo se utiliza en el futbol soccer o americano, también en innumerable cantidad de patios, en las escuelas, parques públicos y estadios alrededor de los Estados Unidos, incluso aquí en México cada vez es más común.

Aunque la investigación de la NBC no da una conclusión definitiva sobre si el caucho es seguro no, la transmisión del reportaje a nivel nacional prendió la alarma en el vecino país.Sin embargo, el Consejo de Canchas Sintéticas asegura que jugar en dicha superficie es perfectamente seguro.

"Tenemos 14 estudios en nuestro sitio de internet que no se han encontrado efectos negativos en la salud de quienes utilizan el pasto artificial", indicó el doctor Davis Lee, un miembro del consejo, "además el nivel de los químicos que hay en el caucho es muy, muy bajo".

"Ciertamente existe una evidencia preponderante a este punto que indica que, en efecto, el pasto artificial es seguro".

Activistas quieren que la Comisión de Seguridad en Consumidores de Productos y la Agencia de Protecciòn Ambiental hagan más que los simples estudios que hicieron sobre esto hace ya cinco años.

Ambos grupos hacen metido reversa en sus anteriores declaraciones sobre que el caucho es seguro y han admitido que se necesita hacer mayor investigación.

El material con que se hace el caucho es difícil de estudiar porque está hecho de muchas diferentes marcas de llantas, las cuales están hechas de diferentes ingredientes.

Los cuatro químicos que hay en las llantas son el arsénico, benceno, cadmium y el níkel, todos considerados cancerígenos por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, pero seguros en niveles bajos.

"Si uno mira en los ingredientes que van en una llanta de auto, algunas personas lo ven como un tema peligroso a la salud, pero después de un proceso de vulcanizado, estos ingredientes quedan inertes", explicó Darren Gill, vicepresidente de la compañía FieldTurf a la NBC.

El doctor Joel Forman, profesor asociado en pediatría y medicina preventiva en el Hospital Monte Sinaí de Nueva York dijo a la televisora que la preocupación se elevó tras los últimos estudios acerca del pasto sintético.

"Los estudios en raras ocasiones incluyen niños muy chicos, sólo se enfocan en concentraciones de químicos y los comparan con los estándares que son considerados aceptables, pero no en los efectos subclínicos, o de largo tiempo", mencionó.

La ciudad de Nueva York dejó de utilizar el caucho en las canchas sintéticas en el 2008, incluso grupos activistas existen en otros estados como Maryland y California para apoyar esta medida.

Aunque podría parecer un problema lejano, en nuestra comunidad habría que estar atentos a esto, pues cada vez más son los lugares donde se utiliza el pasto sintético para jugar al futbol y en ellas participan deportistas hombres y mujeres de todas las edades.

REDACCIÓN