23 de mayo de 2014 / 05:09 a.m.

Al menos así se aprecia en videos e imágenes que han circulado en la red.

Y es que mientras todos los jugadores celebraban la victoria, el elegante Pirlo hacía todo lo posible por mantenerse en pié.

Al final se rindió y dentro del autobús se quedó dormido, esperando que la celebración terminara.