24 de diciembre de 2013 / 05:50 p.m.

Ciudad del Vaticano.- El arcipreste de la Basílica de San Pedro, el cardenal Angelo Comastri, fue el encargado de encender este año el llamado "cirio de la paz" en nombre del papa Francisco.El encendido del cirio es una tradición polaca que comenzó Juan Pablo II (1978-2005) y que siguió Benedicto XVI (2005-2013), quienes lo encendían en la ventana de su estudio en el Palacio Pontificio.Pero este año el cambio de programa fue que Comastri se encargó de encender esta vela, colocada en un pedestal frente al Nacimiento en la plaza de San Pedro y no en la ventana del palacio Pontificio, ya que Francisco decidió no vivir allí y se aloja junto a otros religiosos en la Casa de Santa Marta."El Papa Francisco me ha encargado que os diga que está aquí con el corazón, ante esta vela símbolo de la paz y que espera que sirva para encender la luz en el mundo y os desea a todos feliz Navidad", dijo el purpurado.Esta ceremonia se realizó durante la inauguración del Nacimiento, que cada año se instala delante del obelisco que se encuentra en el centro de la plaza de San Pedro.La inauguración del Nacimiento y el encendido del cirio son los dos ritos con los que desde hace años dan comienzo las celebraciones navideñas en el Vaticano, donde a las 21.30 hora local (20.30 GMT), el papa Francisco oficiará en la basílica de San Pedro la Misa del Gallo.El belén del Vaticano este año ha recibido el lema "Francisco 1223-Francisco 2013", en referencia a San Francisco de Asís, el Santo de los pobres, a quien se atribuye la construcción del primer belén, y al nuevo papa.El nacimiento de este año tiene origen napolitano, ya que ha sido creado por el taller "Cantone & Costabile", heredero y continuador de la tradición de los belenes que se hicieron famosos en toda Europa a partir del siglo XVIII.Por ello en la Plaza de San Pedro, la banda de la Gendarmería vaticana interpretó hoy la tradicional canción napolitana "O Sole Mio".Durante la inauguración, el vicedirector de los servicios Técnicos del Gobernatorado del Estado Vaticano, el español Rafael García de la Serrana Villalobos, desveló que mientras se trabajaba en el montaje del belén, el papa Francisco les envió a la plaza de San Pedro un "panettone" de ocho kilos, típico dulce navideño italiano, como agradecimiento por su trabajo.Al lado del portal ha sido colocado el tradicional árbol de Navidad, de 25 metros, que este año ha llegado del estado alemán de Baviera.

EFE