9 de marzo de 2014 / 05:09 a.m.

Definitivamente les gusta sufrir. Atlas tuvo anoche un partido para ganar y golear. Al final terminaron pidiendo el silbatazo y sólo consiguieron un punto agónico. Los Zorros continúan sin ganar en el Jalisco al igualar a dos goles ante Jaguares.

Muchos aficionados aún no lograban acomodarse en su asiento y su equipo ya ganaba. Por primera vez en el torneo los Zorros dieron un golpe rápido y certero. Alfonso González dio un primer el primer aviso con disparo dentro del área. En la siguiente acción, Ponchito recogió un rechace defensivo luego de servicio de esquina y batió al arquero Alfredo Frausto con un zurdazo cruzado potente al segundo poste. 1-0 para los Zorros.

Los rojinegros tuvieron facilidad para manejar el ritmo de las acciones. Complacidos por sus rivales, los atlistas marcaban el paso pero no lograban dar la segunda puntilla al conjunto de Sergio Bueno.

Cada que los Zorros metían dinámica y velocidad al frente daban sensación de peligro. La zaga chiapaneca era susceptible cuando los rojinegros triangulaban hacia al frente. Leite y Ortigoza habían probado al guardameta Frausto, pero fue mediante un cabezazo de Óscar Razo dentro del área chica cuando más cerca estuvieron del segundo tanto.

Jaguares no modificaba su postura. Si bien el marcador no los favorecía, sí la escasa ambición rojinegra. La visita fue tomando forma cerca del final del primer lapso. La única opción que tuvieron fue un remate descompuesto de Mustafá dentro del área.

Con la intención de tener más ponch ofensivo, Sergio Bueno mandó a la cancha a su mejor hombre: Lucas Viatri. Pero fueron los locales los que movieron el tanteador. De igual manera, como sucedió en el primer lapso Atlas madrugó y puso el segundo de la noche.

Leandro Cufré envió un trazo largo para Maikon Leite, el brasileño desbordó por el corredor derecho y en plena carrera sirvió al área donde José Ortigoza sólo giró y de pierna derecha mandó el balón al fondo.

Con la ventaja, la mesa estaba lista para que el Zorro liquidara la historia. Pero el timonel chiapaneco movió sus piezas y fortaleció su aparato ofensivo. Atlas navegaba en aguas tranquilas. Pero pareciera que si no hay sufrimiento no vale.

No se veía cómo Jaguares haría daño. Y justo en ese instante apareció la pierna de Enrique Pérez para derribar a Ramón Mendieta dentro del área y regalar una pena máxima a su rival. Desde los once pasos Carlos Ochoa no perdonó.

El conjunto atlista todavía tuvo la chance de meter el tercero por conducto de Alfonso González. Los más de 22 mil aficionados rojinegros callaron con el doblete de Carlos Ochoa.

El recién ingresado Lucas Viatri filtró un balón al área a la llegada de toda velocidad de Carlos Ochoa, éste ingresó a terreno rojinegro y tras un bote de la pelota simplemente elevó la pelota para clarear a Federico Vilar. 2-2.

Lo que era un duelo a merced de Atlas se convirtió en un calvario. Jaguares se abalanzó sobre los Zorros y pudieron llevarse los tres puntos de no ser por Federico Vilar quien salvó a su escuadra en tiempo de reposición.

RIGOBERTO JUÁREZ