19 de octubre de 2014 / 01:09 a.m.

El mariscal de campo Carson Palmer regresará al Black Hole cuando los Cardenales de Arizona visiten a su ex equipo los Raiders de Oakland en el partido de la Semana 7 de la NFL.

Palmer estará de vuelta en el estadio donde jugó por temporada y media en el 2011-12. Hay que recordar que los Raiders le mandaron a los Bengalíes de Cincinnati dos selecciones de primera ronda en el draft.

En su tiempo con Oakland, Palmer tuvo un récord 8-16 donde completó 35 touchdowns y 30 intercepciones.

Con los Cardenales ha tenido más éxito. En sus últimos 11 partidos como titular Arizona tiene marca de 9-2. Aunque Palmer ha estado batallando esta temporada con un nervio en su hombro. Se perdió los juegos de la semana 2 hasta la 5.

En su poca participación está campaña, Palmer ha completado 52 de 81 pases para 554 yardas, cuatro touchdowns y aún no tiene intercepciones.

El entrenador en jefe de Arizona Bruce Arians estuvo contento con el regreso de Carson. "Estuve muy contento con el desempeño de Carson, creo que estuvo un poco fuera de ritmo, pero superó eso e hizo un gran trabajo para nosotros".

Arizona está tratando iniciar una campaña 5-1 por primera vez desde 1976.

Los Raiders para ganar el partido deben aprovechar que están jugando contra uno de los peores perímetros en la NFL. Los Cardenales ha permitido 309 yardas por partido en la vía áerea.

La semana pasada Derek Carr de Oakland, quarterback novato, tuvo una gran actuación con cuatro pases de anotación y a lo mejor puede tener otro excelente partido.

Los corredores de los Raiders (Darren McFadden y Maurice Jones-Drew) pueden batallar para acumular yardas. Arizona es el tercer mejor equipo en la NFL contra la corrida.

JOSÉ MANUEL VILLALVA