10 de julio de 2013 / 03:46 p.m.

Permanecer sentadas durante mucho tiempo, hacer uso de ropa ajustada o de tacones de más de cinco centímetros son algunos de los factores que favorecen la aparición de lipoedemas en la mujer, comúnmente identificados como celulitis, señaló Oscar Díaz Flores, coordinador del Departamento de Anatomía Humana de la Facultad de Medicina de la BUAP.

El especialista en vasos linfáticos explicó que lo anterior se debe a que estos hábitos evitan que los músculos de miembros inferiores puedan contraerse adecuadamente y provocan la compresión de vasos linfáticos, ello evita el adecuado flujo de la linfa, que es exceso de líquido que recupera el cuerpo y que trata de eliminar.

Abundó que lipoedema, mal llamado celulitis, ""es la complicación de una enfermedad linfática, por exceso de líquido depositado en alguna parte del cuerpo, secuestrado por células de grasa, que con el paso del tiempo se endurece"".

Díaz Flores sostuvo que existen diversos factores que intervienen en la aparición de lipoedemas, entre ellos la herencia y el sexo, pues las mujeres sufren este padecimiento en mayor proporción, debido a que presentan un mayor número de desequilibrios hormonales, sobre todo, en la menopausia cuando cambia el diámetro de los vasos, lo que provoca estancamiento de líquidos.

Indicó que esta enfermedad se puede combatir mediante drenaje linfático, o bien, mediante cirugía, a través de una técnica innovadora conocida como lipoescultura linfológica, la cual ya se ha presentado en congresos médicos en la BUAP.

""Es una técnica que consiste en extraer tejido adiposo protegiendo los vasos linfáticos; no es una liposucción tradicional, su objetivo principal es curar la sintomatología, por ello es importante que la extracción sea realizada por un especialista con conocimientos linfológicos adecuados. Se realiza en tres etapas, piernas, brazos y parte inferior"", expuso.

El académico comentó que el éxito del tratamiento depende de los cuidados postoperatorios, algunos de estos son realizar drenaje linfático manual para sacar los líquidos acumulados, estimular los vasos linfáticos y usar ropa especial las siguientes semanas, lo que permite que la mayoría de los casos regresen a la normalidad en los primeros 10 meses.

Por último, Díaz Flores advirtió que cuando hay presencia de varices o vasos linfáticos, si bien los medicamentos y las cremas ayudan a quitar las molestias, nunca reparan el daño.

Por ello recomendó que quienes presenten estas complicaciones sean atendidos por especialistas que practiquen diversas alternativas como microcirugías.

Redacción