Notimex
29 de junio de 2013 / 04:18 p.m.

 

Ciudad del Vaticano  • Francisco celebró hoy su primer "Día del Papa", que por tradición de la Iglesia católica coincide con la fiesta de los santos Pedro y Pablo, con una misa en la cual impuso el "palio" a 34 arzobispos del mundo.

En la Basílica de San Pedro, llena, el pontífice hizo un llamado a abandonar la lógica del poder humano e impuso la indumentaria litúrgica que representa la unidad entre los pastores a tres arzobispos mexicanos.

Se trata de los pastores de las arquidiócesis de Monterrey (Nuevo León), Rogelio Cabrera; de Tuxtla Gutiérrez (Chiapas), Fabio Martínez Castilla; y de León (Guanajuato), Alfonso Cortés Contreras.

El "palio" es una faja de lana blanca con cruces negras que simboliza la autoridad de los jerarcas católicos y su cercanía ideal con el obispo de Roma.

Durante el sermón de la misa, Jorge Mario Bergoglio hizo un llamado a la unidad en la Iglesia más allá de la variedad de sus miembros la cual, dijo, es una "gran riqueza", que "se funde siempre en la armonía".

"Cuando dejamos que prevalezcan nuestras Ideas, nuestros sentimientos, la lógica del poder humano, y no nos dejamos instruir y guiar por la fe, por Dios, nos convertimos en piedras de escándalo", afirmó.

Sostuvo que la unidad entre los cristianos debe funcionar como un gran mosaico en el cual las piezas formen un único gran diseño.

"Y esto debe impulsar a superar siempre cualquier conflicto que hiere el cuerpo de la Iglesia. Unidos en las diferencias: no hay otra vía católica para unirnos", indicó.

"Este es el espíritu católico, el espíritu cristiano: unirse en las diferencias. Este es el camino de Jesús", apuntó.