20 de octubre de 2014 / 03:14 a.m.

El ala-pívot Jared Sullinger lideró el ataque y la defensa de los Celtics de Boston, que se impusieron a domicilio 95-90 a los Nets de Brooklyn en el partido experimento de 44 minutos que la NBA estableció durante la pretemporada.

Sullinger impuso su poder en el juego interior bajo los aros al aportar un doble-doble de 21 puntos, 19 rebotes, incluidos 13 defensivos, dar una asistencia y recuperar dos balones.

Junto a Sullinger otros cinco jugadores tuvieron números de dos dígitos aunque los Celtics como equipo sólo logró un 38 por ciento de acierto(34-90) en los tiros de campo, comparado al 45 (32-71) de los Nets.

Otro hombre alto, el ala-pívot reserva Brandon Bass, fue el segundo máximo encestador al aportar 16 puntos, seis rebotes y tres asistencias, seguido por el alero Jeff Green que llego a los 14 tantos.

El base novato Marcus Smart, que salió también desde el banquillo, se encargó de dirigir el juego de los Celtics al aportar 13 puntos y repartir cuatro asistencias, la mejor marca del equipo.

Los Nets (3-1), que perdieron el invicto bajo la dirección del nuevo entrenador Lionel Hollins, recibieron 17 puntos de los reservas, el base Jarrett Jack y el pívot segundo año Jerome Jordan, que estuvo perfecto en los tiros de campo (7-7) y anotó 3 de 4 desde la línea de persona, además de capturar seis rebotes.

El base titular Deron Williams logró 16 puntos y cuatro asistencias que lo dejaron como el mejor titular de los Nets, que fallaron 13 de 17 intentos de triples y tampoco pudieron dominar bajo los aros al capturar 42 rebotes por 50 de los Celtics.

El veterano ala-pivote Kevin Garnett no jugó con los Nets ante su exequipo al sufrir de un virus estomacal.

El experimento de la reducción de cuatro minutos del tiempo reglamentario hizo que el partido durase 1 hora y 58 minutos comparado a las 2 horas y 15 minutos que es el promedio de los encuentros de la NBA durante la temporada regular.

La distribución de los minutos con el formato de los 44 minutos se dio con 11 para cada cuarto a la vez que también se redujeron los tiempos muertos obligatorios de tres a dos en el segundo y cuarto periodos, respectivamente.

El tiempo de duración de los cuartos quedaron con 19 en el primero, 29 para el segundo, mientras que el tercero y cuarto llegaron a los 25 minutos.

Antes del partido, Hollins ya había dicho que el problema en el calendario de competición de la NBA no son los 48 minutos que tienen cada partido sino el número de encuentros seguidos y los viajes que deben realizar cada equipo durante la temporada regular.

"La reducción de los minutos a los únicos que perjudica es a los jugadores reservas que tendrán menos minutos que disputar, pero no aporta nada más", valoró Hollins. "Lo que sí hay que estudiar es el número de partidos que hay en el calendario, los que se tienen que disputar seguidos y luego los viajes".

Por su parte, Brad Stevens, entrenador de los Celtics, admitió, al igual que Hollins, que el problema de la reducción de minutos afecta a las rotaciones que se tienen que hacer con los jugadores que están en el banquillo".

Stevens, al concluir el partido dijo, que lo único que había notado como algo positivo en la reducción de los minutos fue el que también se dieron menos tiempos muertos y eso le pareció bien.

Por su parte, Sullinger, el líder del partido, reconoció que sólo se dio cuenta del cambio cuando miró el reloj y faltaban cinco minutos del primer periodo, algo que normalmente estaba entre los seis y los siete.

AGENCIAS