10 de septiembre de 2013 / 12:14 p.m.

Monterrey • El Planetario Alfa puede considerarse ya un símbolo de Monterrey como lo es la Macroplaza o el Cerro de La Silla. Por ello, el posible cierre y desmantelamiento del centro de ciencia y tecnología bien podría considerarse como un acto de “barbarie”.

La opinión viene de Camilo Contreras Delgado, director general de la región noreste del Colegio de la Frontera Norte (Colef). El doctor en ciencias sociales es claro al identificar al Planetario como un icono para la ciudad, pues su estructura en forma cilíndrica es reconocida por tres generaciones en el estado.

Cuando se habló de un posible cierre del espacio cultural, e incluso en una idea más lejana de desmantelarlo, el especialista cuestionó que esta dinámica siga prevaleciendo en el pensamiento de los que “toman las decisiones”.

“Para empezar el Centro Cultural Alfa es un icono de la ciudad, así como lo es la Macroplaza o el Cerro de La Silla, y atentar contra los símbolos se me hace una barbarie de quienes no pueden estar orgullosos, quienes toman las decisiones, ya sean del sector público o privado”, expuso.

Toda la avalancha de rumores sobre el futuro del Planetario se suscitó tras darse a conocer que el Corporativo Industrial Alfa solicitó en 2012 al Cabildo de San Pedro el cambio de uso de suelo en los terrenos que hoy ocupa el museo.

La iniciativa se buscó incluir en el Plan de Desarrollo Urbano Municipal 2020-2030, que daría paso a la construcción de multifamiliares, zonas comerciales y un hospital en los terrenos del fraccionamiento Carrizalejo.

“A nivel mundial está la voracidad por el uso del suelo, y la intensidad por convertir unos cuantos metros cuadrados en edificios de crecimiento vertical que también trae problemas”, expuso el especialista.

El cierre del Museo Monterrey a comienzos del nuevo siglo, convertir el museo de arqueología industrial que es Parque Fundidora en una pista de carreras, o realizar eventos sociales y bodas en las Grutas de García son algunos casos en donde se ha desviado la vocación de los espacios culturales.

Cuando se atenta contra un monumento –creado por el hombre o natural– que es considerado ya como un símbolo es “atentar contra el capital histórico y cultural” de una ciudad, refirió Contreras.

Al cierre del Museo Monterrey –ubicado por 22 años en las instalaciones de la Cervecería Cuauhtémoc– en el año 2000 miles de personas además de la comunidad cultural protestaron por su cierre. El 28 de mayo se cerró el espacio ante oposición de miles de regiomontanos.

En la misma situación de futuro incierto está el único vitral que realizó el artista oaxaqueño Rufino Tamayo, El Universo, y que se ubica en el pabellón del mismo nombre en este centro cultural.

La monumental pieza pertenece al Corporativo Alfa, por lo que en caso de darse un cierre del museo, la empresa decidiría el futuro de la valiosa obra.

A detalle

El Planetario Alfa se inauguró el 11 de octubre de 1978 bajo la idea de Fernando Garza Treviño y Roberto Garza Sada.

Su acervo abarca 500 piezas de ciencia y tecnología, así como arqueología.Tuvo la primera pantalla en América Latina con el sistema de proyección hemisférica IMAX DOME.Las áreas del museo son: aviario al aire libre, el Pabellón del Universo, el Jardín de la Ciencia, el observatorio astronómico y el museo.

GUSTAVO MENDOZA LEMUSGUSTAVO MENDOZA LEMUS