14 de enero de 2014 / 12:58 a.m.

El presidente de la CONCACF Jeffrey Webb dijo que se ha delineado "un procedimiento claro y preciso de tolerancia cero para los incidentes racistas o de discriminación que puedan surgir durante los partidos".

 

La CONCACAF dio a sus árbitros la facultad de suspender un partido si hay cantos o insultos de trasfondo racial en las tribunas.

El organismo dijo el lunes que su comité ejecutivo había adoptado un protocolo para combatir el racismo en el fútbol de la región.

Dispuso que se suspenda un encuentro y se ordene a que se hagan exhortaciones por los altoparlantes a suspender ese comportamiento. Si continúa, el silbato debe suspender el partido entre 10 y 15 minutos, enviar a los jugadores a los vestuarios y ordenar una nueva exhortación por los altoparlantes. El siguiente paso es suspender definitivamente el partido.

El presidente de la CONCACF Jeffrey Webb dijo que se ha delineado "un procedimiento claro y preciso de tolerancia cero para los incidentes racistas o de discriminación que puedan surgir durante los partidos".

AP