28 de junio de 2014 / 03:23 p.m.

El mal estado del césped del estadio Castelão de Fortaleza es una de las grandes preocupaciones de Holanda y México, que el domingo se enfrentarán en busca de un lugar de cuartos de final en Brasil 2014.

Las altas temperaturas en Fortaleza han dificultado los cuidados del terreno de juego que en cinco días va a acoger dos partidos de la competición. Además del Holanda-México, tendrá, el próximo 4 de julio, será el escenario de uno de los enfrentamientos de cuartos de final, entre los ganadores del Brasil-Chile y el Colombia-Uruguay.

La delicada situación del paso ha obligado a que tanto holandeses como mexicanos efectúen sus sesiones preparatorias oficiales previas en otros lugares. México se ejercitará en el estadio de Atletismo da Universidade y Holanda en el estadio Presidente Vargas.

"El césped no está nada bien. Acabo de pisarlo y la verdad es que sus condiciones ahora no son buenas", dijo Van Gaal antes de iniciar la sesión. "Entiendo que la FIFA prefiera que los entrenamientos sean en otro lado", concluyó.

EFE