14 de marzo de 2014 / 01:21 a.m.

Luego de firmar a contratos multianuales a piezas fundamentales del equipo, como son el linebacker Donald Butler, el jugador de secundaria Darrell Stuckey y Chad Rinehart en la línea ofensiva, había que completar el roster inteligentemente.

Primero los Chargers lograron acordar un contrato de tres temporadas con el corredor Donald Brown, proveniente de los Colts de Indianápolis. Ayudará a Philip Rivers y compañía no solamente en el juego terrestre, sino también a conseguir quitarle presión a su pasador siendo una válvula de escape en jugadas de segunda y tercero y largo, así como en pases pantalla.

También acordaron con el apoyador Kavell Conner, quien estuviera desde el 2010 con los Colts. Es un jugador cumplidor que le dará profundidad a la defensiva de San Diego y versatilidad en su cuerpo de linebackers. Cabe mencionar que el Gerente General, Tom Telesco trabajó con estos dos elementos cuando estaba en la oficina de Indianápolis.

El ala cerrada, David Johnson ha llegado al equipo del rayo con un contrato de par de temporadas, proveniente de Pittsburgh. Es un jugador grande que ayudará Antonio Gates y a Ladarius Green a bloquear y a disfrazar jugadas de pases cortos para conseguir las primeras oportunidades.

Y por último este jueves, se hizo oficial la llegada de Kellen Clemens como suplente de Rivers, un mariscal de campo con experiencia y que puede sacar el trabajo si es necesario.

Mucha gente puede cuestionar los movimientos de los Chargers tomando en cuenta que había gente como Darrelle Revis y Demarcus Ware en el mercado, sin embargo apenas arriba de los 9 millones de dólares es lo que San Diego podía gastar y era prácticamente imposible el poder negociar con gente de esa calidad.

TONY ALVAREZ